Sin código

Esos maestros son unos loquillos

Tantas quejas contra los profesores que están adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (la CNTE) por sus casos ejemplares en estados como Guerrero, Michoacán y Oaxaca, donde se manifiestan de forma abrupta, y vemos que por otro lado hay otros maestros que también ponen de su parte para ser evidenciados, cuestionados y hasta ridiculizados.

La muestra se dio el pasado miércoles, cuando la Supervisión Escolar 70, con base en Tampico, ordenó a los planteles Manuel Altamirano, Asociación Gilberto, Carlos Carrillo y Francisco Veiro, suspender clases un día, a fin de tener un compromiso muy importante, la realización de su posada por el fin de año.

Una situación parecida se vivió en Altamira hace unos días, cuando trabajadores de otras escuelas de nivel básico se organizaron para efectuar un convivio por el cumpleaños de una supervisora. Total, qué más da perder clases, eso debieron pensar.

Nadie está en contra de que hagan sus festejos, pero interrumpir un día de enseñanza de más de mil alumnos para estas cosas, si está para criticar.

Más lamentable es que ante sus ojos, con pruebas contundentes de su desempeño, ni los encargados de vigilarlos que son las Oficinas Regionales de Educación, ni al SET, ni los dirigentes del magisterio y ni las direcciones de los municipios hacen algo.

Al contrario, entrar en la simulación, como que quieren sancionar, que se van a poner estrictos, aplicar la mano izquierda y afirman por todos lados que no se va a tolerar estas acciones, y al avanzar el tiempo se les olvida y asunto arreglado. Así dan carpetazo a las cosas.

Qué triste es que el personal que está a cargo de un salón de clases, sus supervisores, los dirigentes del SNTE y hasta las autoridades educativas de Tamaulipas, navegan con una doble moral.

Presumen que si trabajan, que no fallan a la cita con los niños, que son los que “educan a México”,  que los disidentes son los malos y ellos los buenos… y días más tarde nos regalan estas joyas de auténtica incongruencia.

Podrán justificar que hay muchas diferencias con la CNTE, porque no vandalizan, porque no afectan a terceros, porque ese día de trabajo perdido lo repondrán, pero por mientras nos demuestran que tienen ciertas prioridades, y contar con la actitud de dar una enseñanza de calidad parece ser que no está en su lista.

Para fiestas y posadas, los maestros y sus vaciladas. Qué loquillos están.