Sin código

Ser ineficiente te da trabajo


Sigue la resistencia en Tamaulipas para impedir que los ciudadanos tengan un mayor acercamiento con sus autoridades.

La prueba la volvió a poner el Congreso del Estado, conocido por ser un poder que se encarga de legislar y aprobar iniciativas sí y solo sí vienen del Ejecutivo, pero cuando tiene la oportunidad de brindarle a la población herramientas tanto para defender sus derechos como para fiscalizar los recursos públicos, se las termina negando.

Ayer mostraron que renovar por completo la Comisión de Derechos Humanos y el Instituto de Transparencia y Acceso a la información no es algo convincente, pese a que antes de la sesión y durante la misma pregonaron que la función de ambas dependencias debe apegar a derecho. Lo cierto es que dan un mensaje erróneo a la sociedad tamaulipeca al decir que “mejor seguimos con los mismos”.

Queremos suponer que para quienes votaron a favor prefirieron el famoso refrán de “más vale malo por conocido que bueno por conocer”, pero esta vez exageraron. Tan solo las referencias previas son claras.

Por ejemplo, no se entiende para qué hacer una convocatoria a una consulta pública, que los interesados hicieran el trámite, que se tomaran el tiempo para analizar las propuestas y entrevistaran a cada aspirante, si al final el resultado fue dejar a José Martín García, quien meses atrás tuvo entró al relevo por la renuncia de Bruno del Río, y en este lapso hizo casi nada, quedando a deber un informe de actividades del último año.

Qué decir de la Transparencia, tema en que los 43 municipios, el gobierno del estado y sus organismos, y hasta el mismo Instituto de Acceso a la información, han sido tachados de malos en cuando a ofrecer informes del manejo de sus recursos como para ser ágiles y  precisos con las solicitudes. 

Al final, los reportes del Imco y Aregional que dejan a dichos entes como organismos opacos y sin dar buenos resultados importaron poco.

Roberto Jaime Arreola Loperena, Juan Carlos López Aceves y Rosalinda Salinas Treviño continuarán como consejeros ¡6 años más! Así se mueven las cosas por acá.

Parece que el ejemplo que deja el Congreso del Estado de Tamaulipas tras la jornada de ayer es que si eres un funcionario ineficiente y muy cuestionado, es una clara y contundente garantía para que obtengas trabajo en el erario.

Ojo diputados, esto también lo aprenden los niños.