Sin código

El gran reto para el comercio

El tema durante los próximos días será El Buen Fin, la promoción anual que realiza todo el comercio organizado del país, implementado por el expresidente Felipe Calderón y que trata de incentivar la economía local con la adquisición de productos hechos por mexicanos, y al mismo tiempo ser contraparte del Black Friday.

Esta ocasión y de acuerdo a estimaciones recientemente hechas por la Canaco, un 8 por ciento más de ventas se espera conseguir en este año comparado con el 2015, tomando en cuenta muchos factores en contra que tanto a nivel global como en la zona sur ha tenido repercusiones en el bolsillo de los ciudadanos, los potenciales compradores.

No solo la crisis alimentada por el aumento considerable al dólar que tuvo su pico con la elección presidencial en Estados Unidos y el triunfo de Donald Trump, también el recorte al gasto público, la contracción y repliegue de inversiones del sector privado, los aumentos a servicios y hasta los fenómenos naturales generan un desánimo en la población.

Sin embargo, lo que para algunos es una desventaja, quienes apuestan en esta temporada para recuperarse ante los números rojos que tienen sus ganancias, lo considera como un “área de oportunidad”, sacarle provecho a estas circunstancias y provocar en los consumidores adquirir esos artículos en promoción.

No es una tarea fácil si ponemos en balance los pros y los contras, pero en la expresión de muchos expertos en finanzas, lo que en estos momentos puede levantar la situación es comprar lo que ofrece el mercado regional, sobre todo en lo que es muy necesario para las familias, sea para su casa o sus actividades cotidianas.

Porque la costumbre (maldita o bendita, como se le quiera ver) es que desde las primeras horas en que abren los establecimientos  todos quieren ir por la televisión con pantalla LED, arriba de 40 pulgadas, con gran sonido y que tenga Netflix, Youtube, Facebook y cuanta aplicación sirva para entretenerse.

Hoy más que años pasados donde en esta época se contrastaba este programa como la falta de circulante, el 2016 representa un reto muy interesante para los dueños de los negocios. Deberán poner a prueba toda su capacidad e inteligencia y ser un atractivo para la efervescente clientela, que podrá tener en su cartera pocos pesos pero sí muchas tarjetas de crédito.

Ah, y falta la seguridad, pero ese tema le compete a las autoridades de los tres niveles de gobierno garantizarla y ejecutarla.