Sin código

Los escenarios políticos

Las celebraciones de Navidad y Año Nuevo han pasado y con ello una especie superficial de tregua en Tamaulipas para aquellos que están moviéndose para ser candidatos en la elección del 2018. No tan abiertamente, hubo quienes no detuvieron sus encuentros tanto con la sociedad como entre militantes de sus partidos, aunque la mayoría más enfocados en convivir con los familiares.

Al dejar a un lado las fiestas continuará la frenética lucha en personajes que tratan de ganarse la simpatía de los líderes de los organismos políticos para la dura encomienda que se avecina, y tomando en cuenta que el próximo 10 de enero muchas cosas pueden pasar (en el PRI y PAN afirman que ya habrá nombres), hay cosas que faltan por alinearse. De ahí, muchos son los escenarios.

Uno es que Acción Nacional y Francisco Elizondo (con la mano fuerte de César Verástegui) están negociando arduamente con el Partido Verde para convencerlos de ir juntos en las alcaldías, situación que pone en entredicho las intenciones de Jesús Nader y Germán Pacheco en Tampico para ser sus aspirantes, ya que ahí quien lleva mano es Magdalena Peraza Guerra por ser la carta estelar de los segundos. La situación preocupa a Sergio Guajardo y al Revolucionario Institucional, pues sin la alcaldesa no serán rival.

Pero nada está decidido; Patricio King ha reiterado que salvo la coalición para apoyar a José Antonio Meade en la Presidencia de México, se la juegan solos y con su gente para el Senado, Cámara de Diputados y Ayuntamientos.

Otro tema que sigue en el hilo es el Frente en Tamaulipas. El PRD y Movimiento Ciudadano (malquerido en el 2016) ya le pusieron condiciones a los azules para cada municipio, algo que tiene enojada a parte de la militancia por la disputa de regidurías y sin que nadie de los tres integrantes de la alianza esté cediendo. Por supuesto, dejando a un lado lo federal que no tendrá cambios.

Y si la situación se presenta por arriba, en el territorio la situación anda muy candente. El principal botín está en los líderes de colonias, ya que Morena y su estructura ha estado penetrando muy fuerte en muchos sectores dominados (en apariencia) por priistas y panistas, y para como andan las cosas, se pueden inclinar para cualquier lado. A todos les han dicho que sí, pero la hora de la verdad estará el 1 de julio.

Así está el panorama, y con poco tiempo para que ante el INE y el Ietam presenten a sus candidatos se ve el proceso electoral como un libro abierto, con muchas hojas por escribirse.