Sin código

La energética: mano dura o se los comen vivos

Las bondades y beneficios que traerá para los mexicanos la reforma energética, misma que va avanzando en la Cámara de Diputados, está quedando a deber en una arista que los diputados y senadores no se han concretado para mantener en línea a todas las compañías que se van a  establecer en el país para el cuidado al medio ambiente. Tan solo basta leer la advertencia que el gobernador de California Jerry Brown le hizo al mismo presidente del senado Raúl Cervantes y dirigido a todos los legisladores en turno.

“Al cambiar el mercado de energía y tener a esas compañías privadas (en el país) hay que tener mano dura en la regulación o se los van a comer vivos”, dijo el integrante del Partido Demócrata.Y son palabras que vienen a colación con lo sucedido hace una semana en Refinería Madero, por todo el combustible que se quemó por el incendio de un tanque de almacenamiento. Fuego de 30 horas, 90 mil litros y una fumarola que se alcanzó a ver casi hasta el municipio de González, es para preocuparse.Si bien Jerry Brown habló muy general, hay que avocarse en que nuestras actuales compañías de energía nacionales muestran fallas en sus instalaciones que repercuten en los ciudadanos, y las dependencias obligadas a vigilarlas o sancionarlas se muestran muy blandas para actuar.El claro ejemplo pasa en el centro refinador ubicado en Ciudad Madero.

Ya no alcanzan los dedos de las manos para sumar los incidentes en su interior se registran desde agosto del 2012. En este año llevamos 3, y hasta la fecha no existe un informe de las causas y sin que la Profepa haya puesto un castigo ejemplar al no cumplir con las medidas.Pero también hay que voltear a Altamira, con ductos ordeñados que provocan derrames, y la contaminación que genera la planta Termoeléctrica a los ejidatarios. Por cierto, Altamira es la tierra fértil que autoridades estatales y municipales promueven para que lleguen estas millonarias inversiones que dicha reforma dará de beneficio.Es simple, si no le dan más recursos tanto legales como en material y en personal a los órganos encargados de evitar daños a los ecosistemas (habituales argumentos que sus titulares han dicho en los últimos años), para Shell, Exxon, British Petroleum, Iberdrola y demás, lo poco que nos queda de paraíso natural en el sur del estado se lo acabarán.Ya se los advirtieron: hay que tener mano dura o se los van a comer vivos.