Sin código

El difícil camino del candidato ciudadano

Las candidaturas ciudadanas, apenas en la primera convocatoria que tuvo por el Instituto Nacional Electoral, tendrán muchos obstáculos que sortear durante la campaña para la diputación federal del 2015.

En Tamaulipas la respuesta fue discreta; la inscripción cerró con 10 registros, sin embargo, solo 4 cumplieron con la lista de requisitos que el organismo solicitó para competir.

Mientras el número no es nada sorprendente, hay partidos que entre la convicción y la obligación abren la puerta a que personajes emanados de la sociedad civil sean sus apuestas.

Entre los ejemplos, el ex titular del Registro Civil y Tránsito en Altamira Manuel Santillán le entrará al juego solo en el Distrito 07, y Movimiento Ciudadano presentará hoy al líder de la AC “Tamaulipas por la Paz”, Eduardo Cantú, como aspirante en el 08.

A esto, los rumores apuntan a que las instituciones políticas llamada de nuevo registro, Morena, Encuentro Social y Humanista, sacarán de sus perfiles a desconocidos.

Ayer en charla telefónica, el propio Eduardo Cantú comentó que “no será sencillo competir contra partidos que tienen todo. Está a su disposición el dinero, la estructura, los medios, los espacios en radio y televisión, los anuncios espectaculares… pero lo vamos a intentar”.

Y es que a los contendientes que van sin un color o afiliación de respaldo, la mayor dificultad pasa por el presupuesto. Para este año, hay 5 mil millones de pesos a entregarse en 10 partidos, de los que $306 millones son para el PRI, $257 millones al PAN, $196 millones al PRD, mientras que al Verde Ecologista le dieron $96 millones, al PT $84 millones, a Nueva Alianza 80 millones de pesos y a Movimiento Ciudadano $79 millones.

Y para los independientes, nada.

Muchas desventajas como para empezar con esta apertura a la gente de entrarle a una competencia de este tipo.

El experimento ya dejó un referente para la entidad. Su trascendencia no fue la esperada.

Pudo ser que esta elección representa poco, lo complicado del trámite ante el INE (en la lista casi incluyen los apuntes de Historia de Sexto Año y la factura del televisor), el temor, o hasta la apatía, sin olvidar que el recurso asignado es nulo.

Ahora, solo queda la hora de la campaña, de conocer sus propuestas. Ahí, se verá qué tanto ánimo provoca en la población para ganarse el voto.

Lo destacable es la valentía.