Sin código

El desunido sur de Tamaulipas

Hay una realidad que ahora vive la zona sur de Tamaulipas a raíz de todos los cambios que se dieron en la administración gubernamental, además de la alternancia en dos de los tres municipios que lo integran. El distanciamiento entre autoridades se está evidenciando cada vez más conforme pasan los días.

Ahora que han quedado legitimizados, cada uno de los ediles muestran su forma de gobernar, sus proyectos e intereses, sin embargo, se queda de lado esa unión, ese acuerdo conjunto, cuando Tampico, Ciudad Madero y Altamira comparten tantas cosas que son de beneficio y otras que son un verdadero calvario para sus habitantes.

Lo anterior, contrasta cuando en años anteriores, sin importar los colores o la ideología política, los titulares de los Ayuntamientos se encontraban, platicaban, negociaban y ponían sobre la mesa proyectos conjuntos, programas, coordinaban las tareas en seguridad, servicios públicos, pavimentación, promoción turística, cuidado al medio ambiente, entre otros.

Todo esto con el bien común de más de un millón de personas que a diario viven, estudian, trabajan  y transitan por este territorio tamaulipeco, donde incluso se complementaba con los vecinos de Pánuco y Pueblo Viejo, en el norte de Veracruz. Una noticia buena o mala no solo afecta a una ciudad, sino a todos sin excepción.

Es en estos momentos donde la situación amerita el cerrar filas, algo que muchas empresas adoptan para salir adelante, en la que cada autoridad toma un rumbo distinto, con agendas donde la principal meta es que “mi municipio tiene que ser relevante”, en tanto que las necesidades no solo persisten en algunos sectores, sino que en otros se acrecentan.

Por ejemplo, calles conurbadas en mal estado, una con contradicciones ya que de un lado están rehabilitada y del otro hecha pedazos. Se propuso organizarse para darle solución, pero nadie quiere dar el paso adelante, Lo mismo sucede con la vigilancia, problema muy común donde más que ofrecer alternativas y dar apoyo, hay la misma división que se dio con el sector empresarial.

Por cierto, este día se hará una consulta para el Plan Estatal de Desarrollo. Se hizo la invitación a la iniciativa privada, académicos, expertos y la sociedad civil a proponer. Temas hay muchos y cuentan con una relevancia general para el tampiqueño, el maderense y el altamirense. Si esto no termina por unir y verse como una verdadera Zona Conurbada, no se ve qué otra cosa más lo pueda hacer.