Sin código

El desbalance en las obras

No deja de sorprender el gran contraste que se tiene en la zona sur de Tamaulipas. Además de lo social donde el empleo y el circulante escasea pero el sector comercial y empresarial se la vive quejando pero sin ofrecer alternativas, los proyectos de infraestructura urbana muestran dos caras muy opuestas.

Tan solo con las noticias que se han registrado en la última semana en Tampico, Ciudad Madero y Altamira, mientras la inversión pública se enfoca en proyectos grandes, lo básico se quedó en abandono por tantos y tantos años, pese a cada uno de los señalamientos de representantes de la sociedad civil, lo cual están cobrando factura.

El pueblo tiene temor de hundirse en cualquier parte de la región. Ya no solo es la Jardín 20 de Noviembre el único punto crítico, existen otros más que entre los habitantes provoca incertidumbre, a expensas de que en cualquier momento del día una tragedia se puede registrar.

Sin embargo, la apuesta de las autoridades, las que se fueron y los que llegaron, es conseguir recursos y proyectos de mayor magnitud. Ahí vemos los trabajos en el primer cuadro de la ciudad en el puerto como en la plaza de la Vicente Guerrero y playa Miramar en la llamada urbe petrolera. Qué decir las modernas instalaciones municipales en Altamira.

La justificación, cuando se hicieron los planos, se expusieron a la sociedad en general, se gestionaron los recursos ante la Federación y comenzaron a aplicarse, era que “darle un impulso turístico”, un “embellecimiento de los espacios”, una “renovación acorde a los tiempos actuales”. El problema es que la mayoría no están terminadas, y las que se entregaron tienen deficiencias.

Así estamos en cuanto a prioridades, es más fácil planear una obra que se vea bonita pero que no tenga absolutamente nada de funcionalidad, qué importa si hay socavones en las calles, si hay avenidas destrozadas. Todo es cuestión de equilibrio, pero hay una desbalance muy exagerado entre una cosa y otra.

Ayer, Magda Peraza, alcaldesa de Tampico dijo que las adecuaciones que se hicieron sobre la calle Colón, frente a la Plaza de Armas, se llevaría a consulta pública para saber su futuro, propuesta que la Canaco local dio el aval. Este ejercicio será bueno para lo que se tenga proyectado, iniciativa que no estaría nada mal que otros municipios y hasta el mismo gobierno del estado adopte. La ciudadanía en general no solo lo agradecerá, sino verán que su opinión es tomada en cuenta.