Sin código

Será creíble si denuncian

El presunto secuestro de niños en la zona sur, asunto viral que pasó de las redes sociales a intentar llevarlo a una noticia que las autoridades rechazan hasta el cansancio que existan casos, no solo se trata de tomarlo con mucho cuidado al  estar involucrados menores de edad, también deja una clara lección de cultura y civismo en la cual la sociedad tiene mucha responsabilidad, que es ir a denunciar.

Y es que sí y solo así,  podrá ser creíble la realidad de este problema, ya que por ahora la base son comentarios de terceras, cuartas, quintas o hasta décimas personas de hechos en estacionamientos de centros comerciales, plazas y calles, pero sin testimonios auténticos de afectados, como menos un papel que la Procuraduría General de Justicia del Estado revalide estos supuestos robos de infantes.

Es entendible que lo más cuestionable en el estado son sus instituciones de seguridad o procuración de justicia.

No importa el delito, ir a una Agencia del Ministerio Público a interponer la denuncia es un auténtico calvario, un trámite en donde los empleados llevan hasta el límite la paciencia del ciudadano, una prueba de resistencia.

En la mayoría de los casos no te abren el expediente si no les presentan al o los delincuentes.

Desafortunadamente, ese “camino al infierno” es el único válido que la gente debe pasar para obligar a los encargados de la PGJE a actuar y resolver estas desapariciones forzadas de las que se comentan.

De eso tendrán que encargarse los diputados locales en legislar para que el proceso sea más rápido y efectivo.Basta recordar que si algo caracterizó a Tamaulipas en los últimos dos años es el secuestro.

Solo el señalamiento formal y los números contundentes que crecieron forzaron al gobierno federal y estatal a ponerle atención y buscar una solución inmediata para intentar inhibirlo en el corto y mediano plazo. La persona afectada por cualquier tipo de delito que no denuncia permite que el problema crezca.

Tiene sus complicaciones ya mencionadas ir al MP, pero la ciudadanía no puede abandonar su derecho a reclamar, a evidenciar y sobre todo exigir a los responsables a hacer su trabajo.

No por algo le dieron mil 454 millones de pesos a Seguridad Pública y $480 millones a la Procuraduría para operar en este año, dinero que aclaro, sale de los impuestos que pagamos.

Un favor: si quiere ayudar a un afectado, dígale que vaya a la Procu.