Sin código

2015 y 2016: adiós a las grandes obras

A esta columna le pueden poner cualquier adjetivo negativo, pero las lecturas y  los hechos hablan. Los tiempos políticos que llegan a Tamaulipas acaparan todo, y no se ve que proyectos como los mercados en Tampico, el acuario y obras viales en Madero, más el paso a desnivel del Barquito en Altamira se concreten durante los siguientes 18 meses. Se los apuesto.

Y no es porque se quiere estar “en contra del progreso de la región”. Estoy de acuerdo en que se requieren grandes obras que la zona sur como las antes mencionadas, plasmando una imagen fresca y dando un servicio renovado para los habitantes como los visitantes, pero también debemos poner los pies en la tierra y aterrizar en el momento actual, donde hay apuestas políticas encaminadas hacia otras direcciones.

Y todo esto está fuera de rechazos de afectados, de pedir dinero por todos lados y de anteproyectos que no están firmes.

De acuerdo al INE, la actividad proselitista arranca el próximo 3 de abril, será viernes y en plena Semana Santa. Es poco el tiempo y muy difícilmente todo lo que se anda gestionando tenga una respuesta positiva, ya sea en recursos como para anunciar su construcción.

¿Por qué? Irremediablemente los esfuerzos irán hacia las campañas, los candidatos de este 2015. Nadie quiere perder, eso es seguro, y por lo tanto van a echar todo (y me atrevo a decir hasta lo que no) con tal de acaparar las 8 curules que están en juego en el Congreso de la Unión, agregando las plurinominales.

Lo que se gane o se pierda el próximo 7 de junio marcará muchas cosas. La primera, qué tan convencidos o no quedaron los ciudadanos con sus actuales autoridades, y segundo, trazará el camino para “la gran campaña”, donde el estado tendrá la mayor atención mediática, la gubernatura y alcaldías del 2016.

Ambos retos no dejan mucho margen entre los procesos federal y estatal, al menos unos cuantos meses, suficiente para despertar las inquietudes de decenas de personajes que añoran con contender. Otro factor en contra de los proyectos.

Al menos no todo está perdido para esta región, hay un hospital civil que tiene avances, sin presentar contratiempos, una obra hídrica como el túnel de la Martock que tendrá retraso pero al menos va en marcha, al igual que el Mall, esta última obra realizada por un particular, el Grupo Tampico, que ya se le ven los cimientos.

Pero de lo restante ni para qué preocuparnos. Y quien quiera apostar lo contrario, adelante.