Sin código

Venezuela ¿nos debe importar?

Comentar y hasta hacer juicios de los problemas de un familiar, un amigo o de un vecino es parte de la cultura mexicana, aún y cuando no se hace el intento por resolver los asuntos propios.

Pasa en muchos ámbitos, sobre todo en lo político, cuando vemos que hay un conflicto social en países como Venezuela.La situación que tiene polarizada a una nación donde viven casi 30 millones de personas provoca la atención mediática de todo el mundo.

Imágenes de la gente en las principales ciudades protestando contra el gobierno de Nicolás Maduro y la detención del líder opositor Leopoldo López, eleva la tensión en los últimos días.

Desde ahí, en redes sociales medios y usuarios mexicanos, incluyendo tamaulipecos, se internan en el tema opinando y denunciando los hechos, algunos reclamando el actuar del “gobierno autoritario” donde manda “un loco” que dice hablar con “un pajarito” o con el mismísimo libertador Simón Bolívar; en contraparte, hay voces que señalan a los manifestantes como “facistas” o “cachorros del imperialismo yanqui”, manipulados por Estados Unidos.

Así, con esa facilidad los nuestros hacen críticas y exigen un cambio. Sin embargo, por acá tenemos igual o más y peores problemas que no están resueltos por completo y con repercusiones serias.

Por ejemplo, tan solo en el ámbito local hay pocos policías vigilando en las calles y unos cuantos acreditan las evaluaciones, persiste el rezago social y la deficiencia en servicios básicos, los empleos llegan a paso muy lento, y los que tienen trabajo seguro tratan de sobrevivir a los aumentos en la canasta básica y combustibles, como a los impuestos.

¿No es suficiente esto como para ponerle atención a lo que nos rodea que continuar viendo la paja del ojo ajeno?Hay muchas cosas por hacer y que debe tenernos preocupados.

Cambiar esa mentalidad de mejorar por nuestra cuenta que pedir a los demás que lo hagan es necesario, congruente y hasta sano.

Sería un buen comienzo.

Por cierto, ¿dependemos de Venezuela de lo económico, lo social, lo político? ¿El conflicto en qué nos perjudica directa o indirectamente? ¿Habrá una mejor calidad de vida si lo solucionan? Mi respeto a todo el pueblo venezolano, esperamos que sus problemas lo resuelvan con el diálogo y en paz.

Ellos y solo ellos pueden arreglar sus muy marcadas diferencias, nadie más.