Sin código

En Tampico se pueden hacer obras, pero…

A la actual administración de Tampico, luego de semanas muy complicadas, se le aparecieron dos puntos en los que puede sacar provecho para consolidar dos proyectos importantes, la construcción de los nuevos mercados como aterrizar un hotel a un costado de la Laguna del Carpintero.

En la primera propuesta, llamada la obra emblema de este trienio, destaca la revisión a las finanzas de la Subdirección de Mercados, esa que Jesús Silva dirigió y que de una patada lo corrieron por malísimo. Aquí, saldrían cosas en donde los oferentes no estén al corriente en pago con la autoridad.

Por ahí se puede ir metiendo el municipio, poner orden en los grupos de poder que existen entre los locatarios, metiendo presión en los dueños con el reglamento en la mano, al grado de cerrar por completo el enorme círculo llamado consenso total.

Y el segundo, si bien es una buena intención pero se vuelve a mencionar con insistencia, tiene el respaldo de uno de los principales activos del panismo en la ciudad, el ex alcalde Arturo Elizondo Naranjo, contrastando con voces de su partido quienes se oponen a cualquier obra que atente contra el medio ambiente.

Esas son las lecturas políticas que surgieron en las últimas horas, y para el gobierno de Gustavo Torres Salinas son dos grandes puertas para poder terminar su período (octubre del 2016) dejando a la sociedad tampiqueña obras que, como lo ha estado mencionado, “serán la imagen de la transformación que tanta falta hacía”.

Pero nada en esta vida está garantizado, y eso incluye a que las dos obras se cristalicen. La historia reciente de Tampico es la referencia de que cuando se tiene, falta un agregado.

Tomemos en cuenta este asunto, a ciertos funcionarios el tema del cabildeo no es su fuerte, evidenciando su falta de oficio político para negociar. No por algo las manifestaciones que se dieron frente a la presidencia municipal la semana pasada tanto de los propietarios de locales en el centro de abastos en la zona centro, como del mercado rodante de Germinal.

Además, la antecesora de Gustavo, Magdalena Peraza Guerra, también luchó por lograr algo con los mercados y otras propuestas de infraestructura, pero al final terminó echándose atrás por presiones políticas, lo cual también sucedió con Fernando Azcárraga López y José Francisco Rábago Castillo. Para qué mencionar a Oscar Pérez Inguanzo, jamás le interesó.

Se pueden lograr obras en Tampico, el detalle es decidirse y saber conciliar.