Sin código

Tamaulipas y la prueba de lealtad a AMLO

En los tejidos del Movimiento de Regeneración Nacional en Tamaulipas se generan rumbo al 2018 muchos adeptos. Tan solo en dos meses la militancia creció cerca del 15 por ciento, pasando de 30 mil a 35 mil, lo cual anima a militantes que desde su fundación en el 2014 han conformado el proyecto político de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, entre los partidarios del dos veces candidato a la Presidencia de la República (en ambas por el PRD y en conjunto con PT y Movimiento Ciudadano), existen muchos asegunes de ciertos personajes que se suman, puesto que ven oscuros intereses de por medio, sobre todo personales en lugar del bien común.

Por esta razón, es que el próximo 10 de junio, fecha en que el dirigente nacional de Morena acuda a Ciudad Victoria para la firma de un “Pacto por la paz y la prosperidad del pueblo mexicano”, será la verdadera prueba de lealtad hacia su proyecto, ya que en la previa les van a dejar en claro muchas cosas.

Un mensaje que, afirman, va dirigido a casos que expriistas, como en Tampico Fernando Azcárraga López -quien por cierto tiene como respaldo al constructor Eduardo Vela- en Altamira a Armando Martínez, único en la urbe industrial que jura y perjura que será el bueno para la presidencia municipal;, en Ciudad Victoria para Felipe Garza Narváez y también Ciudad Madero, donde los más señalados son Jesús Suárez Mata y Alfredo Pliego Aldana.

Dicho mensaje será “llegan al partido a sumar, no a servirse de él o de la imagen de López Obrador”. Ese día en la capital de la entidad, posterior al filtro que van a aplicar consejeros nacionales y dirigentes estatales como delegados del CEN, se verá entonces los que van por convicción y apoyo a Andrés Manuel, sea empresario, político o ciudadano, si viene o no de otro partido.

Por lo pronto, Morena se moviliza tanto en Altamira como en Ciudad Madero. En el primer municipio hay un coqueteo mutuo con Jorge Ponce, actual presidente del Consejo Empresarial, y en el búnker petrolero va ganando adeptos otro miembro de la iniciativa privada local, Adrián Oseguera. Todavía están deshojando la margarita en Tampico, afirman.

Así va López Obrador y su movimiento en todo el estado. Lo interesante es que despertó interés en el PAN, dueño de la mayoría del poder estatal, como en el PRI, que pese a sus tumbos y rencores, uno que otro alzó la voz de cara al siguiente año.

Muy atractivo estará Ciudad Madero, no lo perdamos de vista. La próxima semana (o si se puede antes) les platico.