Sin código

Rescates y cierres de campaña… de risa

Cuando parece que en Tamaulipas hemos visto de todo, más en momentos tan definitivos que se acercan como el del próximo domingo donde se renueva el Gobierno del Estado, el Congreso y los Ayuntamientos, resulta que aparecen historias y hechos que superan por mucho la ficción o la propia imaginación del ser humano.

Entre el secuestro y “rescate” del jugador de futbol profesional Alan Pulido, aunado a los “apoteósicos” cierres de campaña que tuvieron los candidatos a gobernador de los diferentes partidos, particularmente del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, uno aún trata de entender lo que parece casi inexplicable.

Por un lado, desde la mañana del domingo en que circuló la versión de que el futbolista del Olimpiakos de Grecia fuera privado de su libertad cerca de Ciudad Victoria, mil y una sospechas se abrieron en torno al caso, más cuando la única información oficial provenía de los familiares de Alan.

Más extraño, que casi 24 horas después, el joven había sido rescatado, contándonos posteriormente cómo se dio su “escape”. Ningún guionista de cine o serie de televisión se le vendrá a la mente que un atleta golpeó a todo mundo y llamó a la línea de emergencia pidiendo auxilio, todo esto sin despeinarse. En redes sociales le están pidiendo a Pulido de cuál gel usa.

Suena tan extraño, tan dudoso, como también que miles y miles y miles de personas abarrotaron los multitudinarios mítines de final de campaña que los candidatos a gobernador, alcaldes y diputados locales efectuaron en todo el territorio tamaulipeco, y que todos fueran por escuchar o apoyar a los postulados.

Que bueno que presuman la asistencia de 10 mil, 15 mil y exageradamente de 20 mil personas en estos actos, pero ¿realmente fueron por saber sus propuestas finales o por los artistas que amenizaron el evento, todos ellos populares entre los habitantes? Esto se convirtió en un festival de música grupera que en manifestaciones políticas.

Eso sí, en los dos temas había que sonreír, que ponerse en la foto y darse a conocer. Total, la estrategia es aparecer y hacer como que se trabaja, como que se convence, como que se tiene convocatoria, como que se va a ganar.

Caray, esto da risa, y entre el caso Pulido y el tema electorero en su parte final, definitivamente no hay a cual irle.

A ver con qué novedad nos sacude este estado, estas actuales autoridades, los aspirantes a cargos públicos, qué cosa tan irreal puede pasar en el futuro.

Digo, podemos decir que ya lo vimos de todo pero Tamaulipas, para bien, mal o peor, siempre tiene guardadas muchas sorpresas.