Sin código

Prepas, muy lejanas de la excelencia

Los resultados de la prueba ENLACE aplicado a escuelas públicas y privadas en abril pasado evidenciaron el enorme problema que existe en las escuelas de nivel medio superior de Tamaulipas. Tan solo analizar cómo le fue a las 337 preparatorias como bachilleratos, la tendencia es que se está demasiado lejos de la excelencia académica.Y lo más grave está en la comprensión del español, que en términos generales  se retrocedió comparado con el mismo examen aplicado en el 2013. El ejemplo más claro es que el único plantel donde fueron más estudiantes con mejores resultados es un Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario, el número 271 y ubicado en Soto La Marina...

Así es, en Soto la Marina. Ahí, 6 de 10 alumnos fueron evaluados en el nivel de excelente.Salvo este caso, no hubo otro más que por lo menos lograran el 40 por ciento de excelencia, en tanto que un porcentaje mayor obtuvo promedios considerados buenos, y el resto anduvo rodando en la comprensión de la lectura en un rango de regular a insuficiente, evidencia clara del rezago educativo en la lengua principal de este país.Aunque es en matemáticas donde los resultados son mejores ya que hay más escuelas con número positivos (como dato, los cinco estudiantes del Colegio Ethel Sutron de Reynosa que entraron en la evaluación tuvieron una  calificación perfecta), la mayoría continúan con dificultades en realizar las operaciones.Por cierto, destaca que en la zona sur de Tamaulipas tres instituciones de nivel medio superior lograron salir con buenos resultados, como el turno matutino del CBTis 103 y el Tec de Monterrey Campus Tampico (ambos con el 62 por ciento de calificación excelente en matemáticas)  y el Instituto Cultural Tampico (60.7% en el mismo ramo).

En esta semana arrancaron las clases en diferentes preparatorias de la entidad, principalmente en las incorporadas a la Universidad Autónoma de Tamaulipas, y desde el lunes 18 la actividad comienza en bachilleratos.Sin embargo, es un buen momento para que directores y maestros, con estos resultados en la mano, evalúen sus métodos de aprendizaje en vías de mejorar, porque cómo van las cosas, le van a entregar a las universidades alumnos mal preparados y por lógica, profesionistas muy pocos capacitados a las empresas.  Y aún nos falta conocer cómo andan en nivel básico, que al menos en el 2013 tampoco hubo grandes cosas qué celebrar.