Sin código

Políticos tamaulipecos aburren en redes sociales

No falta el día en que uno accede a las redes sociales y entre los comentarios más recientes te topes con lo que hacen los políticos, sean secretarios, alcaldes, funcionarios, e inclusive los candidatos a las diputaciones federales.

Desde el 2010 Facebook y Twitter (que son las más populares y consultadas) a empezaron ser abordados por actores políticos, casi a la par de empresarios, famosos, e inclusive deportistas reconocidos a nivel nacional e internacional. Fue un boom que hasta la fecha se mantiene, aún y cuando había incredulidad en su futuro.

Así, cualquier usuario con una cuenta pudo tener la oportunidad de acercarse de manera virtual con quienes se veían casi inalcanzables, ya sea para saludarlo, intentar platicar sobre algún asunto general, o en su defecto un reclamo. A esto también las dependencias le entraron y ha servido para informar al instante.

Esto también se transmitió hacia los tamaulipecos, que en general fueron agregándose en ambas plataformas.

El problema es que, cuando se supone que son la oportunidad de mostrar ideas, pensamientos de lo que pasa en el país, de lo que hace falta e inclusive para debatir, la mayoría de la clase política en nuestro estado lo han convertido en su diario personal, asunto que ni divierte, ni da coraje, simplemente es aburrido, tedioso, intrascendente.

Es cierto, tienen todo su derecho de hacer lo que quieran, pero también hay miles de usuarios que se hartan cuando leen a qué hora se despertaron, a dónde fueron a comer, con quiénes se reunieron, si van a viajar o si se la pasan promocionando sus ciudades, sus sitios de entretenimiento y su gastronomía. Lo peor, es cuando ponen efemérides o asuntos tan obvios, con la idea de quedar bien.

Estamos a días de que arranque las campañas, lo cual acelerará el flujo de mensajes hasta el punto culminante que será el 7 de junio, día de la elección. Para una parte será desempolvar esa cuenta olvidada, otros tendrá su estreno y el resto intensificará las actualizaciones.

Esperemos que los aspirantes de todos los partidos en los 8 distritos (muchos muy movidos aún en esta veda electoral) sepan darle buen juego, propongan, debatan, que sea un ejercicio donde realmente el ciudadano sienta que los leen, los escuchan, los atienden. Porque si siguen con la tendencia muy poco van a lograr de cara a la hora de ir a las urnas.

Al menos de que quieran seguir el camino del resto, sumergidos en la intrascendencia.