Sin código

Plan de obra en el sur y su impacto

La presentación del programa de infraestructura que el Gobierno de Tamaulipas anunció a los alcaldes, constructores y miembros de la iniciativa privada de la zona sur, representa un bálsamo y una proyección de modernidad que tanto se requería en vialidades, prevención de inundaciones y espacios públicos nuevos y actuales.

La cifra anunciada por la secretaria de Obras Públicas Cecilia del Alto de casi 600 millones de pesos a aplicarse en este año, va más encaminada en proyectos necesarios, algunos prioritarios en cuanto a las políticas públicas que tanto ha enfatizado Francisco García Cabeza de Vaca va dirigido su sexenio, tanto la recuperación del tejido social como la atracción de inversiones tanto nacionales como extranjeras.

Por algo, se le apuesta al Paso Superior Vehicular en Ciudad Madero, que hará más seguro el paso de pipas con combustible desde la Refinería Madero al noreste de México, vía Callejón de Barriles y Corredor Urbano, como la rapidez del turista para llegar a Playa Miramar. Son 200 millones de pesos en un proyecto que arranca a finales de octubre próximo.

Misma apuesta es el túnel que se construirá en la Avenida Hidalgo, por la zona de la Calzada San Pedro, con 140 millones de pesos a invertir, con fecha estimada de arranque después del 20 de octubre. “Son proyectos que harán más segura, inmediata y eficiente el traslado de habitantes en ambos municipios”, acotó la funcionaria en el evento.

A ello, sumamos la nueva cara que tendrá el Parque Méndez, la creación del Parque Lineal 8 Leguas, la infraestructura deportiva en Altamira, las urgentes obras hidráulicas en sectores donde se registran afectaciones por lluvias y hundimientos, la pavimentación y alumbrado en las calles cercanas al Canal de la Cortadura, y el rescate tanto de la Casa de la Cultura maderense como del Estadio de los extintos Estudiantes. Todo en el mismo paquete.

La noticia dejó felices a Magda Peraza, Alma Laura Amparán y Andrés Zorrilla, tranquilos a los constructores locales encabezados por Jesús Abud, y con mucha esperanza al sector comercial y de servicios, pues a los últimos mencionados se les garantiza empleo, proveeduría, mano de obra y, por supuesto, circulante y ganancias.

Pero el verdadero impacto está en el beneficio para casi un millón de personas, los que viven aquí como los que van de paso, y una imagen diferente, moderna, donde la gente se la crea que está mejorando su calidad de vida. Eso también es prevención del delito.