Sin código

Pepa y Gerardo son inocentes

La relación entre Tamaulipas y los derechos humanos bien se puede comparar como el agua y el aceite; por más esfuerzos físicos, mentales y legales que se están haciendo para que vayan de la mano no combinan, no se consigue nada, y por desgracia son muchos los factores en contra que tienen los ciudadanos agraviados, cuyos casos van aumentando al grado de que no importan las edades.

El reciente ejemplo son los estudiantes de la Escuela Primaria Eusebia Banda, ubicada en Altamira, donde se constató que los alumnos eran usados para darle atenciones a una puerca y un borrego, bautizados como Pepa y Gerardo.

Su “labor” era limpiar el chiquero y darles de comer en plena hora de clases.Más polémico resultó el caso cuando profesores, el director y hasta la Oficina Regional de Educación en el municipio argumentaron que consistía de una “terapia ocupacional”, o lo que es lo mismo -dijeron- “un programa para tener huertos en los patios, incluso animales”.

Si no es por Coepris, que ahora sí se aplicó, seguramente el asunto continuara igual.

Lo más sencillo que la autoridad hizo fue retirar a la puerca y al borrego del plantel, y con esto se cree que el problema quedará solucionado, pero el verdadero fondo está en quienes ocupan el escritorio de una dependencia, o peor aún, en quienes se encargan de la enseñanza académica y cívica, por su actuar tan mediocre y la exhibición de los menores de edad a la luz pública.

Así, Pepa y Gerardo fueron sacrificados, casi puestos como culpables, pero esto no olvida en absoluto el abuso a niños, sumándose esta historia a otras más que brotan con frecuencia y que se registran en instituciones educativas de la región. 

No olvidemos que recientemente y también en Altamira, vino la queja de una profesora que le puso cinta en la boca a un alumno, causando la indignación de la población, y afirman que como éste hay muchos más en Tampico y Ciudad Madero, que no se denuncian por miedo, ignorancia y porque la Comisión Estatal es una pachanga.

¿Ven por qué los derechos humanos son casi igual a nada en Tamaulipas?Por cierto, Tampico tendrá este día la visita de Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Participará en un Congreso de Valores que anualmente realiza el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas.

Ojalá vea y opine de cómo tratan a las personas por estos lares, sobre todo a los niños.