Sin código

Padres hacen la chamba de la autoridad

L a semana pasada, los padres de familia de la escuela primaria “Venustiano Carranza” de Tampico, tuvieron la iniciativa de realizar protocolos de seguridad en los turnos matutino y vespertino, a fin de que los alumnos de todos los grados supieran qué hacer en caso de un hecho delictivo.Este viernes, otra institución educativa, la también primaria “Josefa Ortiz de Domínguez” realizó un ejercicio similar, que además de enseñar a los estudiantes acciones cuando se registre una situación de riesgo, orientan  sobre algún tipo de siniestro que ponga en peligro su vida y la del resto de sus compañeros de salón y maestros.

Así, y todo por la voluntad y disposición de los padres, en poco más de 8 días ya se contabilizan 20 planteles que procuran hacer esta actividad, según el coordinador de Seguridad Escolar Arturo Salazar Betancourt.¿Qué nos deja esto? Que es la propia sociedad la que no solo pone el ejemplo, se encarga de hacer el trabajo que en mucha responsabilidad le pertenece a la autoridad, en este asunto, tanto a las direcciones estatal, regional y municipales de Protección Civil, que hasta ahora permanecen pasivas, solo a la expectativa.

Y es que en los dos anteriores ejemplos, salvo uno que otro representante de la Secretaría de Educación de Tamaulipas (dependencia que también tiene mucha incumbencia pero poca práctica), nadie más supervisa las acciones preventivas, como tampoco se efectúan los tan comentados programas de seguridad que por años han venido a decirnos que sí se efectúan.La realidad en el sistema educativo del estado continúa recayendo en qué tanto permiten los padres algunas cosas turbias e incongruentes que suceden en las escuelas. Y podrán decir “pues son sus hijos, tienen que defenderlos”, y es correcto, pero entonces para qué el pago de impuestos si del lado educativo y de protección denotan desinterés, olvido y ganas de no involucrarse.

“Los maestros están capacitados y saben qué hacer en estos casos”, declaraba Salazar Betancourt acerca de los mencionados protocolos. Lo extraño es que ante lo consignado, no son los educadores quienes toman la batuta.Es bienvenida la propuesta de paterfamilias y sus ganas de que exista una mejor seguridad. Ojalá el resto de las escuelas participen más en el tema, pero no olviden que Educación y Protección Civil deben hacer su chamba. A ellos hay que exigirles más.