Sin código

PRI, PAN, y su plan “antiAMLO” en Tamaulipas

A José Murat, nuevo delegado del CEN del PRI en Tamaulipas, lo mandó el líder nacional Enrique Ochoa Reza con la versión oficial de recomponer de los escombros un partido desquebrajado, desangelado, moribundo tras la derrota del año pasado y hacerlo competidor ante la renovación de la Presidencia de la República y las cámaras de Diputados y Senadores, además de la lucha de la 43 alcaldías.

Sin embargo, hay un contexto de fondo que el representante del comité nacional tricolor tendrá que operar en estas tierras: tratar de ver a ciertos personajes que están y ya no participan en el Revolucionario Institucional para la organización de cara a la elección del 2018.

En pocas palabras, Murat está también para ver quiénes se encargarán de la división del voto, al saber y reconocer que actualmente las preferencias están de lado de Andrés Manuel López Obrador, dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional. Las encuestas que hasta el mismo gobierno federal ha realizado son la clara muestra de que va arriba.

En esos informes, esa alianza (no de facto) con partidarios y altos mandos del PAN se va creando. La primera señal se dio con la visita que hace semanas hizo el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle. La coordinación estuvo a cargo de Javier Gil, ex alcalde de Altamira, y en donde otras figuras y operadores como Fernando Azcárraga y Juan Manzur, le pusieron a sus servicios.

Mientras tanto, Acción Nacional no se queda atrás. Teniendo el mando del estado, va tejiendo en algunas estructuras (y con apoyo de priistas) redes donde no le van a permitir que Morena les termine ganando el mandado. En sitios como Reynosa, Altamira y Ciudad Madero, los seguidores de AMLO crecen en número, avanzan en formación y van copando más colonias.

No por algo, el interés hacia el Partido Verde. El trato entre César Verástegui con Jesús González Macías tiene la misión de darle más fuerza a esta institución, con el fin de restar votos en el partido de izquierda. No descartemos Nueva Alianza, muy callado pero que pronto va a definir posición.

Así, el mensaje es que priistas y panistas arman su “plan anti López Obrador”. No interesa quién gane o sea la mejor opción de progreso para México, todo sea para que pierda, tanto en el estado como en el país. Es una obsesión.

Irónico, en el 2016 PRD y Movimiento Ciudadano estaban de comparsa en Tamaulipas. Hoy, se ven más determinados en una izquierda unida, y así apoyar al tabasqueño.