Sin código

PAN: las deudas y obras que les dejan

Ya decidido por completo el destino de Tamaulipas desde el 1 de octubre de este año, la situación que estará afrontando tanto el gobierno del estado como parte de los municipios donde habrá alternancia son diversos y complejos. Al empezar a ir revisando los estados financieros como también la situación de las obras, quedan muchas cosas por solucionar con un presupuesto que no parece alcanzar.

Es decir, a los nuevos funcionarios que las administraciones del PAN elegirá para dirigir las dependencias tendrán que ponerle mucho seso, planear bien qué se debe hacer con el erario a corto, mediano y largo plazo, además de darle celeridad a muchos proyectos que están en marcha pero que no serán entregados por los actuales gobernantes.

Primero hablemos de pasivos. Juntando a todos los ayuntamientos y por supuesto la administración pública estatal, la cantidad está de escándalo. 13 mil millones de pesos es la deuda que estarán arrastrando, siendo préstamos que el actual gobierno Egidio Torre Cantú fue solicitando y con autorización de la anterior y actual legislatura en el Congreso, agregando a los municipios y dependencias como la Comapa y el Itavu, por mencionar algunos.

Estamos hablando de créditos hechos y entregados por la banca en materia de seguridad pública como para infraestructura, ya con una ejecución y otros en ese proceso. Un serio handicap para los titulares en áreas como Finanzas y Administración, si es que se deciden conservar dicha secretaría para el siguiente sexenio.

En el estado existen muchas construcciones con gasto público que se desarrollan aunque a paso lento. Basta solamente concretarse en la zona sur, donde en Tampico están los nuevos mercados y la conclusión del Paseo de la Cortadura, agregando que por cuestiones legales se paró el Parque Ecológico de la Laguna del Carpintero.

En Madero la situación es similar. El tan prometido acuario está en papel, y no se ve una fecha para que concluyan con el embellecimiento de playa Miramar, más la plaza Isauro Alfaro, la Terminal de Usos Múltiples y el corredor turístico de La Barra. Altamira tiene el paso a desnivel del Barquito. No olvidemos que para la zona se requieren la instalación de cámaras de vigilancia.

Son retos que los gobernantes encabezados por Francisco García Cabeza de Vaca afrontarán de forma inmediata. En campaña se habló de analizar qué sirve y qué no, pero tendrá que hacer un estudio muy minucioso, las deudas y las obras deberán resolverlas para entonces encaminar los suyos, los prometidos en campaña y por los cuales la gente los eligió.