Sin código

Lecciones del 2013

Esta fechas siempre han representado el mejor momento para hacer una reflexión de lo bueno y malo que se hizo y se dejó de hacer, como también es valorar la llegada y partida de personas.

La época abre ese debate sobre qué debe ser de interés de la sociedad en muchos rubros. Y mientras el 2013 agoniza, hay muchas lecciones por aprender de los acontecimientos que fueron surgiendo en los últimos doce meses. 

Uno es que será momento en que las autoridades estatales y municipales trabajen en un plan de emergencia y de ayuda a la población. Lo que pasó en septiembre pasado con el huracán Ingrid no debe ser tomado a la ligera y mucho menos como algo pasajero.

Y no es solo buscar recursos para obras, también es dotar a Protección Civil de más y mejores instrumentos que le ayuden a su operación, lo cual fue evidenciado en apenas tres días de precipitaciones.Y hablando del asunto de las obras, las que vengan en el futuro deben contar con todos los requisitos, incluyendo el respaldo total de aquellos que por cualquier argumento se oponen o se sienten afectados, y con la Ley de Amparo a su disposición pueden en cualquier momento detenerlas. 

Los ejemplos del hidrotúnel de la avenida Ejército Mexicano y el Parque Ecológico de la Laguna del Carpintero demuestran que la ciudadanía está más cercana y vigilante de lo que el gobierno hace desnudando que, al menos en Tamaulipas, lo que falta son argumentos sólidos del por qué se ejecutan los proyectos, con más ambigüedades que certezas.

A esto, hay que agregar el tema de la educación en los planteles de nivel básico, donde a través de trabajos periodísticos hechos por medios internacionales conocimos que hay talento en las aulas, el problema es que no se le destina el suficiente recurso y no hay plan a mediano y largo plazo.

Pero bueno, “bendita sea la reforma energética que nos sacará de pobres”, argumenta la clase política en la entidad, aún y cuando la misma tardará en generar esos empleos que los tamaulipecos piden, cuando la realidad es que se conserva un liderazgo constante en personas que no consiguen trabajo formal, de acuerdo al Inegi.

Y de la presencia policiaca en los municipios mejor ni hablemos, otra deuda más.La temporada es para pedir deseos; que esos deseos sean verdaderos en el 2014 será trabajo obligado de los gobernantes como de la población de vigilarlos, cuestionarlos y exigirles.