Sin código

Gobiernos: alta expectativa por cumplir

El llamado “fin de semana de los cambios en Tamaulipas” está por llegar. Entre viernes y sábado toda la atención se concentrará en los relevos del Congreso del Estado, los 43 municipios y por último en el Ejecutivo estatal, en este último con más relevancia por ser un partido nuevo quien toma el poder.

Así de expectante se encuentra la población ante los días por venir, luego de que ellos mismos decidieron en la elección de junio pasado quiénes sean sus gobernantes para dos (en ayuntamientos) y seis años, pero al mismo tiempo, de ese nivel que se considera elevado está también el tamaño de los problemas por resolver.

Tan solo basta ver la actualidad en las ciudades en la zona sur, donde no todo se ha concentrado netamente en la inseguridad, cuyo mal persiste y no deja de sorprender los hechos delictivos que se generan, también la omisión de las autoridades en dar buenos servicios como en una buena planeación de las obras causan quejas entre los habitantes.

Un ejemplo se dio con las recientes lluvias. Colonias bajo el agua, el drenaje colapsado y familias que perdieron pertenencias debido a que se inundaron sus domicilios, pero lo más lamentable y en voz de los afectados queda comprobado, es el olvido de quienes todavía gobiernan. Peor aún, también debe sortear hundimientos.

No solo eso, los proyectos han tenido importante retraso, mencionando los mercados de Tampico, el Paseo de la Cortadura, el nuevo Hospital Civil de Madero. Al menos el distribuidor vial del Barquito ya está operando por completo, aunque con asegunes de expertos por la forma en cómo se fue levantando, sin olvidar las fallas en el “Carlos Canseco”.

Qué decir de la recolección de basura cuando los camiones están convertidos en chatarra, el desorden vial ante los pocos elementos de Tránsito que hay en las calles (y los que hay buscan lo que sea para levantar multas), y avenidas como Ayuntamiento, Francisco I.Madero y de la Industria aparecen cráteres.

Y la lista sigue: contaminación en playas, lagunas y sitios turísticos, alumbrado que ya se hace deficiente, y la siempre honorable burocracia cuya disposición para resolver algún trámite siempre está en tela de juicio.

Señor gobernador, señores alcaldes, señores diputados. La gente quiso el cambio y confía en ellos, pero para todos la vara está muy alta, son muchos los problemas, los que hay y los que seguramente vendrán, y poco el tiempo que los tamaulipecos les darán para que muestren resultados.