Sin código

Evidenciados en transparencia

El acceso a la información pública no debe ser un asunto tomado a la ligera. Las reformas aprobadas en el Congreso de la Unión para que a través del IFAI se revisen los recursos que se le destinan a partidos políticos, sindicatos y fideicomisos apoyados por el gobierno federal, es un notable avance en este ejercicio donde pocos ciudadanos y de a poco, se están involucrando.

Y es en ese camino por el cual están obligados a transitar las autoridades en Tamaulipas, cuestionadas por diversos organismos que en recientes estudios han evidenciado que no hay un buen desempeño para dar a conocer a la población en qué aplican los recursos. Ayer, y en continuación de este tema, dos organismos con prestigio presentaron su informe de cómo andan los portales y su función de transparentar el accionar de los gobiernos estatales y municipales.

El primer caso lo expone A Regional, consultora que evalúa el proceder financiero y económico que al hacer un comparativo de su primer estudio en el 2010 deja mal parados a dos municipios, Tampico y Ciudad Victoria, a quienes considera importantes por su trascendencia en la política, la económica, la cuestión social y el número de habitantes.

Lo peor para ambos no es el lugar ubicado en el ranqueo como la calificación obtenida, sino que hubo una baja en cuanto a los puntos obtenidos, dejando en claro el desinterés de los ex alcaldes Magdalena Peraza y Miguel González Salum por mostrar sus cuentas, como de las nuevas administraciones en cortar de tajo parte de los documentos y no darle actualidad.

A eso hay que agregarle que el Instituto Mexicano para la Competitividad también expone en otro estudio, el índice de Información Presupuestal Estatal, los problemas en Tamaulipas para que diga sus gastos, siendo un asunto que también adolecen el resto de las entidades, incluyendo el Distrito Federal, por lo que esta organización de plano tuvo que reprobarlos.

Como recordatorio, la Ley General de Contabilidad Gubernamental exige a estados y municipios rendir cuentas claras en poco más de un mes, es decir el 31 de diciembre, según en plazo.

Por lo pronto, ayuntamientos y el gobierno del estado están (queremos suponer) a contrarreloj trabajando para mejorar y rendir resultados, aunque también queremos ver que el ITAIT tenga los pantalones suficientes para sancionarlos si fallan.