Sin código

Esdras Romero le pone morbo a la elección

El personaje que más tendrá la atención en los 8 distritos electorales en la campaña para diputado federal será Esdras Romero Vega. El alcalde con licencia en Ciudad Madero va por su tercer cargo público en poco más de 4 años, y en la ciudadanía ya generó cuestionamientos.

Pero más allá de los reclamos de la sociedad sobre su proceder como servidor público (en 2010 llegó a la diputación local y en octubre del 2013 al ayuntamiento), su postulación como aspirante por el Distrito 07 es una navaja de doble filo tanto para el ex líder petrolero como para su partido, el PRI. Solo es poner en la balanza los pros y contras.

A favor, está el respaldo del partido, la estructura y las bases, agregando el voto duro del gremio del cual brincó a la función pública. Su fortaleza está en Ciudad Madero, aunque seguramente en Altamira y Aldama la militancia dará su aporte en cuanto a votos.

Tendrá también los espacios publicitarios en medios como en las calles, su imagen será vista una y otra vez.

Pero la apuesta se torna complicada cuando se ven los resultados que ha entregado: nula producción en el Congreso estatal y como edil en la urbe petrolera, además de no cumplir con los ciclos. Y sumando los escándalos del gobierno federal, el chapulineo de aspirantes, el renacer del antipriismo y la competencia que le ofrezca los otros adversarios, existen amplias dudas en qué tan confiable sería su victoria.

Por eso, es que la participación de Romero Vega genera mucho morbo, porque la decisión que venga de las urnas en junio próximo traerá consigo más señalamientos. Tan solo el escenario del triunfo ya es de por sí factor para que la crítica se haga todavía más dura. “De qué servirá que vaya a la Cámara de Diputados si no hizo nada antes”, fue el comentario en común de maderenses en redes sociales cuando solicitó dejar el cargo.

Y de lado contrario, es decir, en una derrota, se pone todavía más interesante. No hay de otra, o de plano se termina su carrera política, o se arma de valor para regresar a su oficina en la presidencia municipal, aún y cuando habrá miles de ciudadanos que rechazaron su proyecto político.

“Tengo como propuesta mi experiencia y el respaldo del sindicato petrolero”, reiteró Esdras hace una semana en Ciudad Victoria, cuando aún era alcalde. El asunto es qué tanto alcanzará con un camino demasiado complicado.

Al menos, con dicho caso, la elección intermedia federal no estará tan aburrida como suele ponerse.