Sin código

Ciudad Madero, con todo para crecer

No hay en Tamaulipas un municipio con tantas bondades para el crecimiento comercial y turístico como Ciudad Madero. Enclavado en la costa, propietario de la playa Miramar, colindante por nacimiento con río Pánuco y vecino favorito de Tampico, cuenta en su extensión territorial los beneficios para hacerse de su propio nombre.

Siempre identificado con el tema energético, la realidad que vive el sector tras la situación difícil por el precio del barril de crudo, con poco trabajo y una refinería que trabaja por debajo de su capacidad y sin los recursos para fortalecerla en producción y en seguridad para sus obreros, ahora lo obliga a mirar y buscar otras alternativas que sea de beneficio económico y de calidad de vida para sus más de 200 mil habitantes.

Pero han pasado los años y las administraciones, y con tantos proyectos que se han propuesto, se sigue quedando corto. Muchos de ellos inconclusos, otros están a medias, a algunos les falta la liberación del recurso federal y el resto está en mero papel, sin quien le entre de lleno.

Ayer lo dijo con toda claridad Raúl Martín del Campo del Colegio de Arquitectos. Hay terrenos para que lleguen hoteles, levantar conjuntos habitacionales, crear centros comerciales y con esto, que los visitantes arriben viendo que no todo se debe concentrar en el máximo paseo turístico. Y vaya que ha faltado muchas cosas por concretar.

Un caso es que no llegaron los hoteles a Miramar en seis años. Dato terrible cuando en los 8 kilómetros están prácticamente libres, y cuando hay mercados como Nuevo León, San Luis Potosí, la región del Bajío y hasta del Distrito Federal que no está a más de 7 horas de camino por carretera o hasta de una hora vía aérea.

No es que nada se ha hecho, pero el contar con una plaza con estacionamiento subterráneo sin utilidad no basta, con un Parque Bicentenario, como tampoco la ampliación de avenidas que conectan con la playa. El turista es bondadoso, pero también es exigente, siempre que venga pedirá algo más, algo distinto.

La promesa hecha por el ahora alcalde electo José Andrés Zorrilla está más que clara. “Quiero que en todo México se hable de Ciudad Madero”, mencionó durante su campaña.

Tendrá mucho por hacer en tan poco tiempo, y ayuda que hay de dónde, el asunto es cómo y quién lo va a apoyar, lo cuál será su trabajo desde el 1 de octubre.

Ciudad Madero puede crecer, dejar de ser un municipio más o la “colonia más grande de Tampico”. Es el reto del nuevo gobierno, pero sin olvidar que se tienen calles sin pavimentar, colonias a oscuras y servicios con deficiencias.