Sin código

Atorada ley contra robo de combustibles

En momentos en que Tamaulipas sigue alistándose para los tan anunciados beneficios que tendrá la reforma energética, tomado fuerza con la licitación que habrá en campos dentro de la Ronda Uno anunciada por la Secretaría de Energía, nuestros legisladores no se ponen de acuerdo con un problema (como tantos que hay en el estado) que perjudica a Petróleos Mexicanos: el robo y ordeña de hidrocarburos.

En su reciente visita a Tampico, el presidente de la Comisión de Energía en la Cámara de Diputados  Marco Antonio Bernal reconoció que dentro de todos los cambios en materia energética que se dieron, faltó la aprobación de una iniciativa que él propuso que endurece penas a quienes cometan dicho delito.

“La ley actualmente es muy laxa, y con esta propuesta pretendemos parar la fuga de dinero y los accidentes que se provocan. Es una ley que Petróleos Mexicanos como la Procuraduría General de la República y el país la requiere”, expuso el priista. Garantizó que San Lázaro cumplió con su aprobación (a finales del 2014), no así los senadores.

Y en cuestión al tema, la versión dada a conocer por Francisco García Cabeza de Vaca es clara. Dentro del análisis detectaron “fallas” en ciertas penalizaciones. Una en particular, dijo el panista, fue que se busca aplicar la misma sanción quien saque combustibles desde un ducto de Pemex como para quien despache menos en una gasolinera.

“De entrada es injusto, porque pretendes castigar de la misma manera a un despachador que manipula un expendedor y a quien daña los ductos, cuando el delito que se cometen a las tuberías es mayor, estamos hablando de un robo a la nación. La iniciativa así venía de origen y por eso es que no ha pasado, debemos hacer esos cambios”, añadió.

Y ese daño alcanza los 10 mil millones de pesos anuales. Ya se imaginará todas las cosas se harían con esa cantidad en México, escuelas, hospitales, parques, por mencionar algunos.

Mientras tanto los casos persisten, siendo Altamira el “gran paraíso” para sacar el producto que es demasiado y con la vigilancia ausente. El único remedio de la Empresa Productiva del Estado fue transportar el crudo sin procesar, con no muy buenos resultados todavía.

La lectura que deja que esta ley esté atorada son varias, como lo político. La realidad es que los delitos continuarán, como las perdidas, y muy en especial, eleva la posibilidad de darse un percance con muy grandes consecuencias para la población y el medio ambiente. ¿Ya pensaron en eso.