Sin código

Ahora sí, la definición

Señoras y señores lectores, ahora sí viene el tan esperado momento político anhelado por los tamaulipecos, la definición de los partidos políticos sobre los candidatos a la gubernatura.

Y en esta ocasión, con una expectativa muy alta también hay mucha incertidumbre en quiénes serán los reales competidores, pues mientras por un lado son varias las propuestas, por el otro la falta de definición de una alianza atora en parte la contraparte del proyecto que se ofrecerá a los votantes.

En el PRI lo único que les quita el sueño, por decirlo de esa manera, es el aspirante correcto, el idóneo..La promoción de quienes abiertamente quieren la postulación ha sido intensa, fuerte, no con muchos dimes y diretes (algo que en el tricolor está tácitamente prohibido, por aquello de no afectar la unidad), pero de mucha presencia en todo el estado, en todos los medios.

Una lista conformada, y tomando en cuenta que se destaparon abiertamente, por dos diputados federales, dos ex legisladores, un alcalde en funciones y el líder del Congreso del Estado. Desde Nuevo Laredo a Tampico, desde el Mante hasta Matamoros, se les ha visto en los últimos dos meses en gira.

Aquí, el tema está en que solo debe ir uno, y entre encuestas, sondeos y acuerdos entre los grupos se intenta aclarar y ver al mejor. Cada uno presenta sus argumentos, y es el no dejar lastimado a alguien donde existe la incógnita, que no afecte al partido. Ahí el problema.

En el caso de la oposición las cosas están más claras, van dos, un senador de la República y un presidente municipal que también espera noticias para dejar su cargo y lanzarse a la campaña, y ambos son panistas. Desde sus respectivas trincheras, tampoco han perdido tiempo, la imagen cuenta mucho y la han explotado al máximo.

La situación en contra pasa particularmente porque el PAN aún espera que “las tribus” del PRD se pongan de acuerdo para la coalición. Se intenta mete a Tamaulipas pero en ese estira y afloja no se ve tanta claridad, cuando hay estados como Puebla donde se tiene mayor interés.

Además, de darse, la principal opción que se estima no es de la simpatía de la dirigencia perredista estatal (dejémoslo que son por diferencias políticas) y puede acarrear un rompimiento. Tampoco está tan sencillo

El panorama ya estaba pintado así, ahora solo queda entre los Comités Nacionales los nombres. Todo saltará y surgirá este fin de semana, a más tardar el día 20 se conocerán a los personajes que aparecerán en la boleta el próximo domingo 5 de junio buscando encabezar el Ejecutivo estatal.

¡Qué pinches nervios!