DE NEBLINAS Y DON GOYO

Él es un hombre de letras, de crónicas y de palabra

A Amín Bacre Pérez

Nos referimos, directa y cabalmente, a Miguel Ángel Bello Pérez, cronista de Hueytamalco, escritor y teziuteco comprometido, por adopción y afectos, a su otro terruño al que le ha ido sirviendo por medio de sus relatos, historias y crónicas, cumpliendo así su palabra de hacerlo trascendente.

El motivo principal -sin ser el único-, de esta mención a su trabajo histórico y literario, lo es el de celebrar la próxima aparición de su muy bello y valioso libro sobre uno de los núcleos y corazón de este también hermoso y pujante municipio de la Sierra Nororiental de Puebla, Hueytamalco, como lo es la presencia histórica y de fe, regionales, de "La Parroquia de Santiago Apóstol". (le han apoyado de forma entusiasta y colaborativa el Pbro. Del lugar, Efrén Verdín López -de manera especal- y el ex director de la Casa de Cultura, Felipe Hernández García).

Dice Fernando del Paso en su discurso de ingreso al Colegio Nacional: "Llamo Poeta, que quede dicho de una vez por todas, a todo escritor, ya sea su oficio no sólo la hechura de poemas, sino también de dramas (crónicas), comedias, (historias), cuentos o novelas..." Y, así es el caso de Bello Pérez, es, ante todo, un Poeta...

Señala, Miguel León Portilla (al responder el discurso de Fernando): "Es un Tonalli, destino, como lo concibió el hombre Náhuatl"(...)El trabajo de tu vida, tus letras, tus libros, es apreciado entre nosotros(...)te diré que prosigas en tu noble y bello oficio de Tlahcuilo, escritor y pintor (cronista) que eres. Bienvenido enhorabuena. Y sí, modesta y sencillamente también Miguel Ángel es, Tlahcuilo en su Tonalli, en este jirón de la región serrano-costeña, enclavado en uno de los corazones del Totonacapan.

Miguel Bello Pérez, nació en Teziutlán, Puebla. Al final de la década de los 30´s. Su familia se trasladó a administrar la finca de "Llagostera" (Hueytamalco) en 1940. Fue autodidacta en sus estudios básicos y le ayudó su hermano Ernesto. Ingresó a PEMEX, y se dedicó, desde muy joven a laborar en la construcción de caminos, puentes y carreteras con la misma compañía petrolera.

Regresó al rancho de Llagostera, ahora propiedad de la familia Barrientos a trabajar con el café. Pronto, lo ascienden a la Casa Matriz, donde lo hacen responsable de las exportaciones del grano a los EEUU. Continúo en "Casa Barrientos" como Almacenista, Jefe de Crédito y de personal.

Estableció en Hueytamalco una tienda de abarrotes, semillas y miscelánea en general con un gran éxito. Sus clientes y visitas, por su carácter y desempeño le hacían muchas preguntas sobre lugares, temas, personajes y acontecimientos del lugar y de la región. Empieza a publicar sobre todo ello, en los periódicos regionales "Oriente" y "Notiserrano".

En 1992, funda y se integra a la Asociación de Cronistas, Escritores y Narradores de la Sierra Nororiental de Puebla. Empieza a publicar cuadernillos. En 1999, obtuvo su certificado de Primaria.

En el año 2000, fue invitado a participar en la Asociación de Cronistas de Veracruz. En 2001, por acuerdo de Cabildo fue designado "Cronista de Hueytamalco" y en 2004, invitado a pertenecer a la Asociación Nacional de Cronistas de la República Mexicana.

Y, el 22 de Julio de 2005, fue presentado su libro: "Crónicas de Hueytamalco", editado por CONACULTA y la Secretaría de Cultura del estado de Puebla.

En el contexto de las fiestas patronales en torno al próximo 25 de julio del año en curso, será presentado el libro al que hemos hecho referencia, con la intervención del mismo Pbro. Efrén Verdín López, del bibliotecario, Felipe Hernández García, del editor Olaff Martínez Paz y de un servidor.

El cronista, escritor e historiador de Hueytamalco (y Teziutlán), Miguel Ángel Bello Pérez, ha escrito, entre cuadernillos, libros, folletos, trípticos y dípticos, más de 50 publicaciones. Ha dictado conferencias, impartido talleres, organizado eventos, y participado en congresos. Y también, ha recibido múltiples reconocimientos y distingos locales, regionales y nacionales.

Luego entonces, si es un hombre de letras, de historias, de crónicas y de palabra...