DE NEBLINAS Y DON GOYO

¿Qué nos dejó el VI Congreso Internacional de la Lengua Española? (II)

A mis alumnas y alumnos de la BUAP.

Hace unos días, concluyó en Panamá, el encuentro entre más de 200 especialistas de toda Iberoamérica que, analizaron la lectura, el habla y escritura; y la edición, y existencia del libro, material y virtual, como soportes, estructuras e instrumentos principales que el idioma español, hablado por más de 400 millones, utiliza. Y, con ello, la lengua española se convierte en el principal instrumento que relaciona y objetiva la misma existencia física y espiritual (con sus especificidades locales, características regionales e identidades nacionales), de ese gran conglomerado humano.

Subcontinente lingüístico que por lo mismo, vive, trabaja, crea, se comunica y se expresa con base en sus diferencias y semejanzas, en su diversidad e igualdades y, en síntesis, en la interculturalidad riquísima de los habitantes de sus comunidades y de sus países, que así lo conforman.

Nos dejó y compartió la experiencia, sobre el desarrollo que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara ha tenido en su devenir, a través de las reflexiones del exrector de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López quien fundara la FIL en 2001 y que actualmente la coordina.

Mencionó el jalisciense: "Ahora que discutimos, en este congreso, sobre la aparente amenaza de que la era digital se convierta en un gigante capaz de hacer desaparecer la imprenta, considero oportuno el compartirles nuestra vivencia derivada de la FIL. El futuro del libro, más que de amenazas, está lleno de oportunidades para su edición y uso. Y con ello, para fortalecer al español y a nuestra lengua en general".

Recordando también que en ese 2001 en que se creó la FIL, APPLE y ADOBE presentaron la viabilidad del libro electrónico y del cual se pensó que no tendría mucho éxito y de lo que ahora nos encontramos que con Kindles e IPads, nos permiten tener el acceso a miles de títulos y, sin costo alguno, poderles "bajar" y leerles. "Así, la FIL nos ha aportado la seguridad que al crearse, apoyarse y fortalecerse la bibliodiversidad, por medio del libro impreso o electrónico todos los hablantes del español podríamos adquirir y también podríamos tener ese accesar a libros y con ambas víaselconocer nuestra propia historia, el presente vivo y el construir un mejor futuro, con el auxilio y aportes de ellos", concluyó Padilla López (Herrería, V., bitácora día 3/Industria del libro: ¿agonía o renacer?, "El País", octubre 21, 2013).

Durante el Congreso, el periodista Winston Manrique Sabogal, aprovechó la presencia de los diversos escritores iberoamericanos para entrevistarlos y elaborar su "Atlas Sonoro", del que ya les entregamos una parte que hoy quedamos de completarles: de México, José Emilio Pacheco, con la palabra: PINCHE. De Panamá, Carlos Wynter Melo, con SINVERGÜENZURA. De Uruguay, Claudia Amengual, con CELESTE. De Argentina, Juan Gelman, con BOLUDO. De Bolivia, Edmundo Paz Soldán, con JAILÓN. De Chile, Antonio Skármeta, con PATIPERRO.

De Colombia, Laura Restrepo, con VAINA. De Costa Rica, Carlos Cortés, con TUANIS. De Cuba, Wendy Guerra, con ASERE. (Hasta aquí, se les entregó en la pasada colaboración).

De España, Álvaro Pombo, con UN CONTRADIOS. "Es un coloquialismos español que se usa para designar un disparate; una cosa absurda o contraria a la razón". De Estados Unidos, Sergio de la Pava, con PARQUEADERO. "Sólo cuida cuando estés parqueando el auto que no te vayan a entregar un ticket".De Guatemala, Rodrigo Rey Rosa, con KAIBIL. "Es una palabra de origen maya para designar un tipo de comando especial que aparece en noticias, TV y telenovelas". De Honduras, Ma. Eugenia Ramos, con PIJA. "Derivada de pene, su aplicación a tantas acepciones en el habla hondureña que se ha convertido en parte de nuestra identidad".

De Nicaragua, Sergio Ramírez, con CHUNCHE." Es una cosa y cualquier cosa. Un comodín que salta sin descanso. También es el sexo de una mujer: chunchito o su admirado trasero: "¡Qué soberano chunche!". De Paraguay, José Pérez Reyes, con CURURICA. "De origen guaraní con sufijo español. Se trata de un pequeñísimo fragmento (...) como un párrafo desprendido de una obra (...) los escritores juntamos palabras como cururicas". De Perú, Iván Thays, con HUACHAFO. "Sinónimo de cursi pero con más amplia aplicación, va de lo gramatical a lo sociológico". De Puerto Rico, Mayra Santos Febres, con BREGAR. "Explica un modo de vida. Hay que bregar mucho para poder vivir en Puerto Rico. Vivimos del arte de bregar". De República Dominicana, Rita Indiana Hernández, con OLLA. "Es un lugar caliente y letal donde terminan desempleados y viven los pobres. El que dice toy en la olla, toy en olla, significa que está quebrado y desbaratao".

Hasta aquí, parte del legado que nos dejó el VI Congreso de la Lengua Española.