DE NEBLINAS Y DON GOYO

Salvador Rosales y De Gante

A las maestras y maestros

Existen temas y hechos que, junto a ser un reto e imán para un escritor y periodistas lo son también para el público y los lectores. La historia de la medicina es uno de ellos. Tan antigua como la humanidad misma. Desde el chamán o sacerdote hasta la hechicera o estudioso del cuerpo y comportamiento humanos; o conocedor de hierbas y brebajes, han conformado los estamentos y grupos dedicados a prevenir, curar o “espantar” a las enfermedades, males y hechizos que individuos, clanes o familias padecieron y sufrieron a lo largo y a lo ancho del devenir humano. Desde la comunidad primitiva, hasta las formaciones sociales contemporáneas, llenas de refinamientos y modernidades, han experimentado etapas de desarrollo desigual y combinado, en una historia más que paralelas, iguales, medicina y humanidad.

Para Occidente, a Hipócrates se le reconoce como el padre de la medicina. Nació en la Isla de Cos y vivió en Grecia. Su gran aportación histórica fue el desarrollar un sistema racional basado en la observación y la experiencia para el estudio de las enfermedades y cuyas causas atribuía a fenómenos naturales. Recomendó que los doctores registraran sus métodos y hallazgos para que pudieran ser empleados por otros médicos (así, inició también la historia de la medicina, oral o escrita). También nos legó el Juramento Hipocrático.

Salvador Rosales y De Gante. Nace en Puebla, el 29 de enero de 1946. Obtiene el título de Médico Cirujano y Partero 1964-1968 en la Escuela de Medicina de la UAP. Efectúa la Residencia de Cirugía General, en el Centro Médico del Hospital General del IMSS, 1972-1973. Realiza Residencia en la especialidad de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva. En unidades hospitalarias del Centro Médico Nacional del IMSS, Facultad de Medicina DES, UNAM, Diploma de especialista en Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, 1973-1976. Última recertificación como Especialista en Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, otorgada por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, AC 2010-2015.

Maestría en Psicología Social: Facultad de Psicología, BUAP, 1998. Maestría en Sociología: Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP, 2006. Doctorado en Historia: ICSyH de la BUAP, 2013.

Para Salvador Rosales, el antecedente de la historia de la medicina en México, lo podemos ubicar en el trabajo, en la Nueva España, del médico indígena Martín de la Cruz, originario de Santiago Tlatelolco y traducido al latín por el estudiante de medicina; Juan Badiano, de origen Xochimilca y que data del 29 de julio de 1552. Extraviado por mucho tiempo y aparecido en la Biblioteca del Vaticano en 1925, fue devuelto a los mexicanos por el Papa Juan Pablo II, en uno de sus viajes mencionando que lo “entregaba al pueblo de México ya que, era, legítimamente al que le pertenecía y servía…”. El Códice De la Cruz-Badiano o Códice Badiano o Códice Barberini, según el médico Salvador, “es el primer tratado que describe las propiedades curativas de las plantas americanas empleadas entre los Mexicas. Además el Códice está bellamente ilustrado por pinturas realizadas por Martín de la Cruz, quien también era un magnífico artista. En latín se llamó Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis (librito sobre las hierbas medicinales de los indios)”.

“Es en 1991, cuando a partir de un Congreso Interno en la Escuela de Medicina de la BUAP, se modifica el Plan de Estudios y, además se crea el Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina. A partir de entonces se han desarrollado múltiples y variadas actividades de investigación, docencia, extensión y operación de nuestro Departamento. De forma sistemática se han enriquecido asignaturas, efectuado cursos, talleres, seminarios sobre la historia y filosofía de la medicina. Se ha participado en congresos, nacionales e internacionales”.

“Al involucrarnos y comprometernos a ello, nos dimos cuenta que requeríamos, junto a nuestros conocimientos médicos y de nuestras especialidades que, también necesitábamos de instrumentos, estrategias y conocimientos de historia y de otras disciplinas de las ciencias sociales (psicología, sociología, arte, literatura, cultura, etc.) por lo que nos pusimos estudiar maestrías y doctorado en esas áreas. “

Actualmente: Rodolfo Cortés Riveroll, aparte de ser médico general, tiene Maestría en Estadística, Maestría y Doctorado en Historia, es SNI1. Domingo Pérez González, también médico general, tiene Maestría en Educación y en Administración de Servicios de Salud. Y José Luis Campos Benítez, médico general con especialidad en Medicina Familiar, Maestría en Humanidades, es postulante al Doctorado en Historia.

Señala, finalmente Salvador Rosales y De Gante que, “aprender y enseñar que el estudio de la Historia de la Medicina es fundamental para la comprensión y conocimiento de la práctica médica en sus fases de prevención, curación y recuperación es lo menos que, los universitarios, profesionistas y profesionales, podemos hacer como compromiso vital ante la historia, frente a los demás y con nosotros mismos”.