DE NEBLINAS Y DON GOYO

Julio Scherer García

Ahora que el libro “Sin Ti” salió a la luz-gracias a la UAP, a su rector y a Fomento Editorial, tengo muy presente lo que les narré a mis amigos del programa de TV “Te lo digo Juan para que lo escuches Pedro”, al contestar una de las preguntas que me hizo Javier Gutiérrez un poco antes de salir al aire para entrevistarme en el mismo, le respondí de manera muy larga: “Efectivamente, Javier, el homenaje que le hicimos al “Güero” Gil hace 23 años, el 1º. de noviembre de 1991, en su pueblo natal donde el Presidente Municipal en ese periodo, encabezó el evento festivo en el cual, a nombre del pueblo teziuteco, del Ayuntamiento y por Acuerdo Unánime de Cabildo se le declaró “Hijo Predilecto de Teziutlán”, el material resultante lo tuve archivado por un buen tiempo.

“Y, ahí organizamos el homenaje: los Amigos de la Trova Teziuteca, el Departamento del Distrito Federal-en el cual yo laboraba y conté con las anuencias y apoyos de Manuel Camacho Solís y de Alejandra Moreno Toscano, de quienes fungía como asesor-, de Ricardo Santiesteban Llaguno, Presidente Municipal de Teziutlán, del Dr. Avedís Asnavurián Apajián, Rector de la UAM-Xochimilco, de Helio Huesca, por parte de la UAP, de Víctor Portela y de Rubén Salamanca quien elaboró un magnífico audiovisual que ahora editado, en forma de DVD, acompaña, refuerza y apoya al libro”. “Este material lo cuide y esperé hasta que, como ahora, en que la coyuntura de un rector y de un gabinete sensible, alerta a reconocer, ponderar y difundir las expresiones culturales regionales y, el acercar a los estudiantes y a los jóvenes, al profesorado y trabajadores, y a la comunidad universitaria así como a la sociedad en general, a la trascendencia, a la personalidad y al valor de figuras de la Cultura regional y universal, como la del “Güero” Gil”, ha podido darse a conocer y a compartir.

“Así, en una de mis visitas sin cita, aprovechando mi amistad y cariño con Elenita Guerra-el brazo derecho de Julio Scherer por muchísimos años-, quien veía sino estaba “tan ocupado” y me pasaba a su despacho diciéndole: “Mire quien lo vino a saludar”. El me regalaba su franca, amable, paternal y hasta dulce mirada y me decía: “Como está don Víctor”. Y después el mismo abría la plática como ahora con alguna pregunta o afirmación: “¿Quién cree que me vino a dar el abrazo. Al Igual que usted, sin cita? (“negué con la cabeza el saberlo…”) “Y me dijo: “Manuel. Pasaba él sólo con su chofer y le pidió que se detuviera, para sólo saludarme. Camacho, con ese afecto y calidez que, siempre me dispensó, inició la charla, que, pronto enriquecimos ambos. Una corta pero intensa plática que, desembocó sin así pretenderlo, considero, en la vida y muerte de nuestras amadas esposas. Terminamos a lágrima viva, viril y coincidentemente en casi todo”.

“Como ya le he comentado a usted-me dijo D. Julio entre nuestros ojos también lagrimeados y tristes-sabe como sufrimos los últimos meses, Susana, mis hijos y yo. Y ahora escuche cual fue siempre nuestra canción de amor (pulsando su vieja y querida grabadora atrás de su escritorio), y ésta empezó a tocar: “SIN TI”, compuesta por Pepe Guízar e interpretada y hecha famosa por el Trío Los Panchos con el “Güero” Gil a la cabeza”. “Y, Ahí fue, mi estimado Javier, donde me juré, que en honor a Don Julio y a Susanita, tenía que dar a conocer ese material del homenaje a el “Güero” Gil y por ello, le dedico el libro con su DVD a Julio Scherer García y por eso le puse el título de “Sin Ti”…

Alguien dijo (o muchos lo pensamos y también lo expresamos): si no hubieran existido los reporteros en el periodismo, Julio Scherer García, los hubiera inventado. Tal vez, actualmente, sea el mejor periodista de México.

Aprendí a quererle, admirarle y a seguirle por su propia conducta, profesión, coherencia, oficio, valor, integridad, amor a su patria y a la humanidad. Y me reforzaron ese cariño y seguimiento diversos personajes, colaboradores, amigos y amigas con sus tiempos y destiempos, cercanías y alejamientos, amores y desamores como Froylán López Narváez, Elena Poniatwoska, Carlos Marín, Paco Prieto, Cristina Pacheco, Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco, Naranjo, Rius, Carlos Payán, Carmen Lira, Miguel Ángel Granados Chapa, , Alejandra Moreno Toscano, Rafael Rodríguez Castañeda, Elenita Guerra, María de los Ángeles Morales, Anne MarieMergier Y por supuesto Enrique Maza y Vicente Leñero.

Dice Leñero: “Fue así como los dirigentes del periódico decidieron abandonar el edificio y salir a la calle, seguidos por un nutrido grupo de cooperativistas, trabajadores eventuales y colaboradores que entendían claramente la significación profunda del golpe. Se trataba de un atentado artero contra la libertad de expresión en el que se habían conjuntado intereses ajenos a la cooperativa y ambiciones internas de quienes se convirtieron en instrumentos para la ejecución de un crimen, un crimen que eclipsa, por el momento, la posibilidad de contar en México con una prensa libre, profesional, autónoma, independiente, verdaderamente analítica de la realidad y del mundo en que vivimos” (Leñero, V. El atentado contra Excélsior relación de hechos, Controversia 10, Cuadernos universitarios de discusión ideológica, Universidad Autónoma de Puebla, México, 1976).