DE NEBLINAS Y DON GOYO

De Iguala-Ayotzinapa y, ¿ahora qué sigue…?

El bombardeo informativo sobre los acontecimientos de Iguala-Ayotzinapa donde fueron asesinados más de una decena de jóvenes, heridos otros tantos y unos 43 normalistas desaparecidos. Donde la fuga de la pareja que encabezaba el gobierno municipal igualteco-apoyados por el PRD-, junto con sus colaboradores ligados, familiarmente, con facciones del crimen organizado y sicarios, evidencia a la corrupción gobiernista en todos sus niveles. Donde existen “Escuadrones de la Muerte” integrados por policías municipales ineficaz y legal funcionamiento. Donde aparecieron más de 10 fosas “clandestinas” con restos humanos quemados y calcinados (que sean o no los restos de los normalistas, es atroz y de barbarie que existan a lo largo y ancho de la república, fosas con restos humanos que, no se sabe de quiénes son y de quienes fueron sus ejecutores). Este bombardeo es parte nodal de la realidad actual del país que corre y se conoce en los organismos internacionales de diversa naturaleza y en la opinión pública mundial. Con todo lo ello que significa para el reconocimiento e intercambio general con las demás naciones del mundo.

Agreguemos a este panorama, el papel de Ángel Heladio como gobernante de Guerrero, y afianzado al poder:“al dejar hacer dejar pasar”. Sostiene, como figura principal, la descomposición de la gobernabilidad, el rompimiento del tejido social, la ausencia de actividades culturales que pudieran armonizar las relaciones sociales, el deterioro económico y el impacto psicológico negativo, que sufren los habitantes, hombres y mujeres, jóvenes y adultos; así como los centros educativos, las empresas y comercios y los organismos públicos y privados, que han sido destruidos “Por los caminos del Sur”, y, entonces, “Vámonos ya de Guerrero”.

Súmenle también los penúltimos atentados de policías antisecuestro guerrerenses a estudiantes de Chapingo y del Itesm-donde fue herido de bala un estudiante alemán visitante-, el incendio efectuado por normalistas al palacio de gobierno en Chilpancingo. Así, viene con la fuerza y razón de la historia el… y ahora: ¿Qué sigue…?

Jorge Chávez Palma, normalista, profesor, poeta, escritor, y diputado local plurinominal por el Partido Comunista Mexicano ahora ya extinto en Puebla y en México. Después, y a veces, militante del PRD, por lo que conoce muy bien los tejes y manejes de la política local y regional, en sus expresiones partidistas, de militancia y gobernabilidad, de vida normalista y de labor magisterial, nos dice:

“Ya van más de 17 días de haber ocurrido la masacre y barbarie de Iguala-Ayotzinapa y de que el Estado mexicano, como ente político, no se hace presente. Sólo de manera tibia y circunstancial, funcionarios del gobierno se han ido apareciendo de forma lenta y con declaraciones a modo. Por lo que, por estas razones y, principalmente por su imposibilidad de dar respuesta clara y precisa sobre la desaparición de sus 43 compañeros normalistas, ha provocado, entre otras cosas, las conducta violentas y hasta vandálicas de los afectados y de otros estudiantes que se han sumado a las protestas”. “Tal pareciera que el mismo gobierno buscara promover y hasta cobijar estos acontecimientos”. “¿Hasta cuándo va a durar esta situación de espera y desgaste sin llegar a el esclarecimiento completo de los hechos sangrientos?” “Ya existen varias interrogantes que hacen analogía y comparaciones con el caso de la matanza de Tlatlaya y de que tal vez ¿no será qué los sucesos de Iguala-Ayotzinapa han servido, en mucho, también como tapaderas y distractores de ese crimen de civiles por el ejército en el estado de México”.

Chávez Palma, estudió en la Normal Rural de Xochiapulco, Pue., por invitación a su padre y a él, del principal impulsor de la Normal de Ayotzinapa, Mtro. Raúl Isidro Burgos, fue, igualmente, quién fundó y diseñó esta Normal Rural Poblana que, posteriormente, se dividiría en la Normal de Zaragoza, Pue., para varones y, la Normal de Teteles, Pue., para mujeres. En Xochiapulco, Jorge Chávez, terminó la educación primaria inscrito en su internado y recibiendo el apoyo económico del PRE, ambas prestaciones otorgadas por parte de la SEP como un gran logro creado durante el gobierno cardenista para beneficio, así como para él, de miles de niños y jóvenes, de las comunidades indígenas y rurales de muchas regiones pobres y marginadas de México.

Posteriormente, regresó a la ciudad de Puebla donde cursó la Normal para profesor de primaria y la Normal Superior con la especialidad en Historia.

Con su mirada franca y firme, señala al terminar nuestra entrevista ante la pregunta que le hicimos de: “¿Qué sigue…? Nos responde: “Que después de que se logre el esclarecimiento total de los hechos; de que aparezcan los 43 normalistas y de que se juzgue, condene y castigue a todos los culpables de esta pesadilla y barbarie, se atienda como uno de los ejes nodales de la Reforma Educativa aprobada, de manera plena y exhaustiva y por medio de una verdadera política educativa pública armónica e integral, a la tan olvidada y hasta ahora despreciada y criminalizada, Educación Normalista…”

victorbacre@gmail.com