DE NEBLINAS Y DON GOYO

¿Holocaustos? Parte I de II

Según el diccionario, holocausto significa: “Gran matanza de seres humanos”; “Acto de abnegación, ofrenda generosa, sacrificio”; “Ofrenda, matanza, sacrificio, muerte”.

Desde que el planeta tierra es planeta habitado, la violencia y guerras han acompañado al ser humano. Que si ellas son consustancial e inherentes a su naturaleza, estructura y espíritu, no lo sabemos. La respuesta la tendrán los filósofos, psicoanalistas, sociólogos, poetas, fisiólogos, músicos, profetas e historiadores, en mucho. Lo que es aceptable, por consenso, es el de reconocer algunos sucesos, aparejados al ámbito del poder, expansión, conquistas, y dominación, enarbolando, en muchos casos, la espada con la fe y la superioridad racial, buscando, al mismo tiempo, el  apropiarse de las fuentes de riquezas, de las energías, del petróleo y minerales; de pasos, territorios y caminos estratégicos, de esclavos y de materias primas, de seda, especias, oro y plata pero, siempre,por la fuerza de unos grupos sociales sobre otros, con cientos, miles y millones de víctimas para conseguir esos propósitos y esos objetivos que así nos lo muestra y nos lo enseña el mismo desarrollo histórico de los países, de los continentes y del propio mundo.

En ese maremágnum de hechos históricos de expoliación y exterminio, nos llama la atención que desde las acciones bélicas de la antigüedad no dejaban de ser monstruosas y condenables. Los Romanos, encabezados por Julio César, al realizar su campaña por Las Galias 800 ciudades fueron conquistadas; 1 millón de gente vendidas como esclavas y 3 millones de habitantes, aniquilados. An Lushang (756-763) líder militar de origen centroasiático dirigió una rebelión contra el imperio chino que costó el exterminio de 35 millones de personas. Las Cruzadas, en sus expediciones mandatadas por la Europa Católica costaron en sus tres siglos y medio de sus batallas más de 5 millones de muertos. Entre Gengis Khan y Tarmelán Timur, masacraron 40 y 17 millones de musulmanes, respectivamente, entre los siglos XIII al XV. En el encuentro de dos mundos, 1492, el exterminio de los Pueblos Originarios ha sido uno de los mayores Holocaustos históricos al que no se le ha dado mayor importancia. Las cifras van desde los 10 millones de personas hasta los más de 90 millones de seres humanos exterminados por los descubridores-conquistadores con la espada y la cruz, la esclavitud, la explotación sus enfermedades y el genocidio. En Francia, las guerras religiosas entre católicos y hugonotes (1562-1598) mataron a cerca de 3 millones de fieles (especialmente la masacre de “La Noche de San Bartolomé”). La conquista Manchú de China (1618-1644), contra la Dinastía Ming, acarreó la muerte de más de 20 millones de chinos.