DE NEBLINAS Y DON GOYO

Fernando del Paso

“¡Hoy, quiero quererte México!...”, mencionó emocionado y lúcido, Fernando del Paso al intervenir en el homenaje que este fin de semana se le rindió en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, organizado por el INBA, ante sus amigos, familiares y público en general, con motivo de cumplir sus 80 años de vida.

Del Paso nació en la ciudad de México, el 1º. De abril de 1935. La UNAM fue su Alma Máter. Ha sido escritor, pintor, poeta, novelista, dramaturgo, académico (fue también publicista, locutor y periodista); vivió, estudió y trabajó en Iowa, Londres, París, Distrito Federal, Guadalajara. Es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y del Colegio Nacional. Como pintor, ha expuesto en innumerables galerías de varias ciudades en diversos países.

Su principal obra, Novela: José Trigo, 1966 Palinuro de México, 1977 Noticias del Imperio, 1987 Historia de un crimen, 1995 Poesía: Sonetos de lo diario, 1958 De la A a la Z, 1988 Paleta de diez colores, 1990 Sonetos del amor y de lo diario, 1997 Castillos en el aire, 2002 PoeMar, 2004 Teatro:La loca de Miramar, 1988 Palinuro en la escalera, 1992 La muerte se va a Granada, 1998 Cuento:Cuentos dispersos, 1999 Ensayo:El coloquio de invierno, con Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, 1992 Memoria y olvido. Vida de Juan José Arreola (1920-1947), 1994 Viaje alrededor de El Quijote, 2004 Bajo la sombra de la historia. Ensayos sobre el islam y el judaísmo. vol. I., 2011 Otras: Douceur et passion de la cuisinemexicaine, 1991 Trece Técnicas Mixtas, 1996 2000 caras de cara al 2000, 200 Castillos en el aire. Fragmentos y anticipaciones. Homenaje a Maurits Cornelis Escher, 2002.

En su cariño y amor a México, con sus amigos poetas, artistas y escritores, se ha manifestado contra las reformas neoliberales y entreguistas: “Juez desecha amparo promovido por Pacheco, Leñero, Villoro, Pitol, Del Paso y otros contra la Reforma Energética. Ciudad de México, 21 de enero de 2014 (SinEmbargo). El juez Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, David Rodríguez Matha, desechó  “por notoria improcedencia” el amparo que promovió un grupo de 23 ganadores del Premio Nacional de Ciencias y Artes contra la Reforma Energética(…)La semana pasada, por medio de una carta dirigida a la opinión pública y al máximo tribunal de justicia, el grupo de intelectuales y poetas afirmó que la reforma de los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia energética, “afectará en gran medida a la sociedad y a los ciudadanos mexicanos de hoy y del futuro(…)La misiva fue firmada por José Emilio Pacheco, Vicente Leñero, Sergio Pitol, Luis Villoro, Vicente Rojo, Fernando del Paso, Margo Glantz, Hugo Hiriart, José Agustín, Manuel Felguérez, Federico Silva, Felipe Cazals, Paul Leduc, Jorge Fons, Graciela Iturbide, Oscar Chávez, Javier Álvarez, Jorge Alberto Manrique, Soledad Loaeza, Lorenzo Meyer, Manuel Peimbert, Margit Frenk y Hugo Gutiérrez Vega.

En el texto criticaron que los cambios hechos a la Constitución en materia energética “adolecen de un grave vicio de origen, ya que fueron votados con enorme premura por los legisladores federales y estatales, sin darse siquiera el tiempo necesario para efectuar el análisis indispensable para una reforma de tal trascendencia.“En algunos casos ni siquiera para leerlos, llegando a constituir un contrasentido de tener parlamentos sin parlamento y sin, por otra parte, proporcionar información clara y veraz a los ciudadanos que somos los principales afectados”, denuncian en la misiva los firmantes(…)“Más allá de su contenido y de sus efectos en la soberanía nacional, la economía, la vida política y la cultura de nuestro país, sostenemos que con procedimientos como los realizados para asegurar la irreflexiva aprobación de la reforma energética, se prefiguran formas de ejercicio del poder público que dañan a la sociedad y hacen retroceder, peligrosamente, a México a los tiempos del autoritarismo que dábamos por superados”, afirmaron.

También, en su discurso de aceptación para ingresar al Colegio Nacional, del Paso afirmó, de manera convincente: “Llamo poeta, que quede dicho de una vez por todas, a todo escritor, ya sea su oficio no sólo la hechura de poemas, sino también de dramas, comedias, cuentos o novelas(…) los múltiples avatares en los que ha encarnado el poeta para su felicidad o su miseria: vidente, mago, profeta, semi dios, paria, acusado, víctima, héroe, ángel caído(…)¿Por qué el poeta ha adquirido esta absurda importancia? Porque se le supone dueño de la palabra. Y la palabra es el Verbo, y el Verbo, además de ser el Hijo de Dios Encarnado es el Logos, y, el Logos, es la razón cósmica que, según Heráclito, rige todo acontecer, y que para Plotino representa la imagen o la palabra de Dios, y para Filón de Alejandría el supremo mediador entre Dios y el Mundo” (Del Paso, F. “Yo soy hombre de letras”, El Colegio Nacional, México, 1996).