DE NEBLINAS Y DON GOYO

“Dejad que los niños se acerquen a mí…”

A las y los trabajadores

"Y no se lo impidáis porque de los que son como ellos es el reino de Dios". Mateo 19:14 y Marcos 10:14. Es la sentencia evangélica que, en general, la tenemos fuera u olvidada en la vida diaria y cotidiana, de todos nosotros. Ante ello, dice Karina Maldonado Mendoza: "El día del niño, en algunas escuelas y oficinas de gobierno se les dan regalos, se le hacen fiestas o se le ofrecen paseos y dulces. Pero el resto del año, se les olvida y hasta se les maltrata. Muchos niños tienen que trabajar para ayudar a sus papás o muchos son niños abandonados o huérfanos que tienen una triste infancia por lo que se vuelven mayores desde antes. Aunque el hacer este día del niño, parece que por la misma ONU, sirve para que al menos, por un día, reciban cariño y obsequios y se les valore y ojalá, fuera por todo el tiempo y se estableciera el respeto de los adultos por los niños y así y también, más respeto de los niños por los adultos".
Por su parte, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su Artículo 4º, dice en su primer párrafo: "El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia". El segundo párrafo, hace referencia al número y espaciamiento del tener los hijos. El tercero, menciona que el Estado garantizará el derecho de toda persona a tener "una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad". El cuarto párrafo refiere al derecho de "la protección de la salud". El quinto, al derecho de toda persona a vivir "en un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar".
El sexto -violado burda y groseramente en muchos lugares, como Puebla- dice: "Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptabley asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines".
El séptimo párrafo, menciona: "Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. La ley establecerá los instrumentos y los apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo". Y el octavo párrafo, para las exigencia de nuestro tema central, las niñas y los niños, sostiene: "En todas las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tiene derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Este principio deberá guiar el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas dirigidas a la niñez". "Los ascendientes, tutores y custodios tienen la obligación de preservar y exigir el cumplimiento de estos derechos y principios". "El Estado otorgará facilidades a los particulares para que coadyuven al cumplimiento de los derechos de la niñez".
Karina Maldonado Mendoza, nació en San Baltasar Torija, de Cuautinchán, Pue., un 24 de noviembre del 2000. Estudió la primaria en su comunidad y, actualmente, cursa la secundaria en la Federal No. 2 "Tierra y Libertad"., de la ciudad de Puebla. Sus abuelos, Ángela y Adrián y Débora y Jaime, son muy importantes en su vida. Ni que decir de sus padres, Jaime que se dedica a la carpintería y construcción y Gabriela que, junto a las labores del hogar también trabaja en el empleo doméstico.
Sus hermanos son Jaime y Eduardo. Y convive mucho con sus tíos: Carlos y Érika, Rogelio y María Flor, Yoana y Cándido así como Anabel. También con Emma y Fabián, Isaías y Bertha, Elvira y Francisco, Jesús y Leticia, Socorro y Daniel y Adriana. Remata la coexistencia con sus primas y primos.
Tiene muy buenas amigas y grandes amigos. Se dice de la Generación de La Bachata (le agradan Romeo Santos, Prince Royce y Rommel Hunter). Tiene muy presente a sus profesoras actuales, Martha e Irma Guadalupe ya que la ayudan mucho dándole confianza, opiniones y consejos. Sus principales apoyos son sus papás y abuelos y la demás familia. Admira, históricamente, a Carlota, Cleopatra, a Benito Juárez y a Lázaro Cárdenas. Es católica, pero "no le agrada que muchas dudas que tiene o preguntas que hace sobre la religión, no se las contestan o por que no pueden o no se las quieren contestar, ni familiares, ni conocidos..."
Mientras agradecemos y nos despedimos de Karina, por su opinión y reflexiones sobre "el día del niño", y tal vez por deformación profesional, no podemos dejar de tener presente la gran festividad en el Vaticano por la santificación de un "Papa Bueno y Campesino" que amó a su grey de adultos, jóvenes y niños; y de la igual santificación de un "Papa Carismático y querido", pero, desafortunadamente, un tanto encubridor de pederastas mexicanos y de otras latitudes. Discúlpame Karina y discúlpenme Ustedes...pero es "El Día del Niño".