DE NEBLINAS Y DON GOYO

“El Cuidado de la Casa Común”

A Jesús María Cortina

Ramón Alvarado Jiménez, es un gran amigo, un muy buen investigador, un mejor cronista y un excelente compañero de estudios. Experto en Comunicación Cultural, en particular sobre Mijail Bajtin. Efectúo la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Información en la UIA-México (1970-1974). Realizó estudios de posgrado en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales en París y, obtuvo su formación doctoral en la Universidad de Nanterre. Actualmente, es profesor e investigador en la UAM-Xochimilco. Nos comparte Alvarado Jiménez:

“Desde mi temprana adolescencia, me alejé de las prácticas y liturgias de la religión católica. Ocasionalmente me aproximé a la iglesia de mi colonia, San José, en Córdoba, para escuchar las charlas de una catequista ejemplar, una buena amiga.

En las últimas décadas, los asuntos de la Iglesia alimentaron a la prensa sensacionalista. La cercanía de algunos personajes de la jerarquía ecleséastia con los círculos del poder político y sobre todo, los abusos sexuales, documentados, a menores seminaristas, o a simples miembros de la grey. Sin olvidar la ostentación de algunos curas, coches deportivos y demás, que subían a su Facebook, el producto de las narcolimosnas. 

Recientemente, las iniciativas y los pronunciamientos del nuevo Papa me han llamado la atención. Particularmente, su reciente encíclica “Laudato si’”, “Alabado seas”, formulada en la lengua (Umbria, siglos XII, XIII) de su figura emblemática, Francesco d’Assisi.

https://www.youtube.com/watch?v=DmLdoVAWwSQ

Creo que es un documento de suma importancia en estos momentos en los que vivimos una crisis profunda, ya no de los sistemas de creencias, las religiones, sino de las agudas e insostenibles asimetrías entre ricos y pobres, el odio racial, la violencia extrema... una crisis de la misma condición humana. Es un llamado a restituir los vínculos con nuestra propia naturaleza y a empeñarnos no sólo a preservar y embellecer nuestra casa común, Gaia, la madre tierra, sino a deshacernos de una basura productivista, consumista, que nos ha llevado al borde de un abismo!

Los invito a leer y comentar el texto de esta encíclica fuera de serie ! RA”

Como bien dice Ramón, Francisco I, nos sigue sorprendiendo. Por su origen, argentino, latinoamericano y universal. Se preocupa, entre otras cosas, por nuestra casa. Los expolios, saqueos y destrucciones históricas de todos nuestros países desde el “encuentro de los dos mundos”, de las conquistas y del colonialismo rapaces sumados a las no menos destructivas acciones de nuestras burguesías criollas ligadas a los imperios en turno, han conformado y estructurado ese cuadro de explotación, subdesarrollo y destrucción física y espiritual de la América Latina.

En el ahora, Francisco I, nos invita a cuidar, a reconstruir y a mejorar nuestro hábit, naturaleza, medio ambiente y a ser solidarios con los pobres, abandonados y marginados que son los más afectados por esta verdadera hecatombe apocalíptica.

Puntualiza el semanario “Desde la fe”: el término encíclica viene del latín “encyclia” y del griego “ekkyklios” que significa “envolver en círculo”(…)Actualmente, sólo el Papa escribe y difunde cartas encíclicas(…)Esta nueva encíclica se llama “Ladato sí” que significa “Alabado seas”(…)Se escribió en italiano-que no en latín-porque así inicia el “Cántico de las Criaturas” que escribió san Francisco de Asís para alabar y agradecer a Dios por la Creación(…)el mismo Papá afirmó que escribió esta encíclica para “cada persona que habita este planeta” (Sosa, E.A.M. Cielo y Tierra, Semanario Católico de formación e información, OEM, No. 957, del 28 de junio al 4 de julio de 2015).

Por su parte, el especialista en el estudios de las religiones y las sectas, Bernardo Barranco, señala: “El Papa irrumpe en la discusión ambiental y toma partido, políticamente respalda al consenso científico que sostiene que el planeta se está calentando debido en gran parte a la actividad humana, y, por tanto, rechaza las tesis negacionistas de los petroleros. E insiste en la existencia de un fuerte vínculo entre los problemas ambientales y la pobreza. El Papa es directo y enfático para denunciar a los culpables en las grandes empresas, los países poderosos y la tecnocracia al servicio del mercado” (Barranco, V. B. Las vicisitudes del Papa ambientalista, “Proceso”, No. 2017, 28 de Junio de 2015).

Papa Francisco I, Ramón Alvarado Jiménez, “Desde la fe” y Bernardo Barranco, gracias por el compartir…