DE NEBLINAS Y DON GOYO

"Aquiles Serdán Alatriste ¿sacrificio o asesinato?"

Es el título de la nueva obra, de Patricio Eufracio Solano, editado por la Dirección de Fomento Editorial de la BUAP en la que el autor señala la gran figura, el destacado protagonismo y la valiosa historia y enseñanza de Filomena del Valle, esposa y viuda de Aquiles Serdán, para todos los poblanos, mexicanos e iberoamericanos y para quienes han combatido y, actualmente luchan por la libertad, por la justicia, por la equidad y por la democracia de sus familias, entornos, sociedades, estudiantes y jóvenes y de sus países y de sus continentes.

Dice, el doctor Eufracio Solano: “En mayo de 1911 y después de cinco meses de prisión, Filomena del Valle, esposa de Aquiles Serdán, es puesta en libertad. En tan sólo dos y medio años de matrimonio ha vivido la esperanza del inicio de la Revolución antirreeleccionista, la intensidad de la campaña política de Francisco I. Madero, la tragedia de la lucha armada, el dolor y pena de la muerte de su marido y la ignominia del encarcelamiento inmerecido”. Continúa con su narración el investigador Patricio: “En la vorágine del fin del Porfiriato y el inicio del Maderismo, Filomena ha quedado viuda, está en bancarrota económica y emocional y tiene a su cargo a los tres hijos, dos niños y una niña, del gran héroe poblano de la Revolución. A pesar de ello, se embarca en la defensa pública de la imagen de Aquiles Serdán, asegurando que fue muerto en circunstancias sospechosas, por lo que decide retar al sistema judicial porfiriano, para que aclare, sin lugar a duda, la verdad sobre el deceso de su esposo, acto que Filomena asegura fue un asesinato de Estado. El resultado de esta lucha será sorprendente”, concluye en esta parte de su estudio, el doctor en historia Eufracio Solano.

Puebla, como ciudad y enclave principal después de Veracruz (incluyendo La Antigua) y de México-Tenochtitlan, significa, con su fundación, el primer hecho histórico trascendental en su devenir hasta la consumación de nuestra independencia con la emergencia del  llamado ahora México; continuando con el papel que tuvo en las guerras de Reforma-Liberales y conservadores-, frente a las intervenciones extranjeras-cinco de mayo-, y, finalmente, en el inicio y desarrollo de la revolución mexicana de 1910. Por el consenso de varios autores se acepta el 16 de abril de 1531 en el que en un sitio llamado Cuetlaxcoapan (“Donde las serpientes cambian de piel”) se funda la Puebla de los Ángeles, atribuyéndose tal hecho, principalmente, a Fray Julián Garcés, Juan de Salmerón, Isabel de Portugal y Fray Toribio de Benavente o Motolinia. Así pues, como todo producto humano y social, cultural y educativo, “El Relicario de América” y posteriormente la entidad, han tenido su historia, su espacio, su trascendencia y su tiempo.

También, al igual que todos nuestros pedacitos de Patria que saben “existir, cantar, reír, sufrir y llorar” tienen sus personajes y hechos en la construcción y el funcionar de lo que ahora es nuestra república mexicana. En la región poblana y sus luchas independentistas, de reforma y de revolución hemos contado con la presencia de caudillos  como Francisco Xavier Clavijero; con la residencia y muerte en Puebla de Miguel Ramos Arizpe; y es en nuestro estado donde Ignacio Comonfort aplica las primeras Leyes de Reforma; Gabino Barreda, José María Lafragua, Ignacio Manuel Altamirano, Guillermo Prieto, Ignacio Zaragoza, los tres Juanes de la Sierra y Miguel Negrete, son algunos de otros luchadores poblanos. Pero es con la familia de los hermanos Serdán, Carmen, Aquiles y Máximo (y ahora, sabemos que se sumaría a ellos, Filomena del Valle), cuando se da el mayor ejemplo de compromiso, entrega y lucha revolucionarias.

Afirma en consecuencia, Julio Patricio Eufracio Solano, Director del Museo Regional de la Revolución Mexicana “Casa de los Hermanos Serdán” al referirse a los hermanos Serdán y a Filomena del Valle en esta su penúltima obra: Aquiles Serdán Alatriste ¿sacrificio o asesinato: “(…)De ahí que al morir los hombres de la familia, Aquiles y Máximo, las mujeres caen en un abismo socioeconómico y político que no logran remontar, pues son vistas como las mujeres del héroe y no como lo que eran, la columna vertebral de los Serdán. Y si bien es verdad que Carmen Serdán al paso del tiempo es revalorada como figura pública, durante un largo periodo es considerada como una heroína secundaria (…) héroe y sacrificado mártir, primero Aquiles y segundo Máximo; heroína circunstancial: Carmen. (…) Concluyendo, creo que no podemos hablar de un asesinato, y si hemos de hablar de un sacrificio, este no se circunscribe a la persona de Aquiles sino que abarca a toda la familia Serdán en los días de la batalla y, posterior a esta, son las mujeres Serdán quienes llevaron ese sacrificio a estadios memorables durante al juicio al que son sometidas y, después, durante toda su vida como líderes nunca reconocidas, hasta ahora, de una familia de héroes y heroínas sin par en la historia revolucionaria del siglo XX”.

victorbacre@gmail.com