Vida y Milagros

En seguridad y justicia ¿Qué tanto hemos caído?

Los trámites no solo son lentos con respecto a las denuncias de delitos. A 30 minutos de Puebla capital.

Solo en este año, muchas personas que conozco fueron víctimas de algún delito. Los casos que fueron denunciados nunca se investigaron bien y mucho menos se castigaron. Desde delitos menores a delitos graves. Algunas víctimas han denunciado y otras no. Los delitos más comunes han sido; el robo de coche, de bolsa, de cartera, asalto a sus oficinas o domicilios sin que hubiera nadie en el momento del asalto, hasta robo con violencia y a mano armada en la calle , en el negocio o en sus casas, con violencia física y amenazas. No hago mención de otros delitos más graves. De los casos no graves, la mitad no llegó a poner la denuncia porque temieron o se hartaron de hacer cola en el Ministerio Público. Los que sí denunciaron aún esperan noticias sobre sus casos y ninguno ha sido resuelto todavía. Ningún policía ministerial se ha presentado a dar seguimiento a los hechos denunciados.

¿Por qué es así?

Vi las cifras de una asociación civil que apoya a víctimas del delito. Ellos tienen acceso a bases de datos nacionales que permiten comparar el trato que se le dio al rubro de impartición de justicia en el presupuesto de egresos 2015 y 2016 del estado de Puebla con respecto a otros estados. En 2017 nada ha cambiado y creo que empeorará pues el año pasado los señores diputados, con base a no sé qué criterios que les envió el poder ejecutivo y que ellos aprobaron, recortaron aún más el presupuesto de este año. Los datos que a continuación transcribo, nueve indicadores, nos ubican con respecto a otros estados y con respecto a la media nacional.

Al ver los datos usted entenderá por qué no hay buenos resultados en las investigaciones y también por qué estamos a ciegas con respecto a los verdaderos índices de los delitos cometidos. La dificultad y tardanza para denunciar desalientan o impiden las denuncias y, por lo tanto, el saber el verdadero número de delitos que se cometen. Las deficiencias presupuestales en toda la cadena de impartición de justicia son francamente alarmantes y, por ende, la presión a la que están sometidos todos los funcionarios de este sector.

Lo visto no es juzgado. Estos son los datos: * Personal en la Fiscalía General de Justicia por cada cien mil habitantes: Colima, 164.4; Media Nacional, 75.7; y Puebla 39.3.

Presupuesto ejercido por la Fiscalía General de Justicia per cápita: Chihuahua, 965.8 pesos; Media Nacional, 241 pesos; y Puebla, 109.1 pesos.

Agencias del ministerio público por cada 100 mil habitantes: Durango,12.1, Media nacional,3.2; y Puebla,1.6.

Personal del Ministerio Público por cada cien mil habitantes: Baja California Sur, 114.6; Media nacional, 33.9; y Puebla,11.9.

Peritos del Ministerio Público por cada mil delitos registrados: Campeche, 34.10; Media nacional, 1.76; y Puebla, 0.06.

Presupuesto ejercido por el Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura por cada 100 mil habitantes: Ciudad de México, 533.4; Media Nacional, 206.5; y Puebla, 80.5.

Magistrados y jueces por cada 100 mil habitantes: Campeche 10.2, Media Nacional-3.5; y Puebla,1.5.

Personal total en el Tribunal Superior de Justicia por cada 100 mil habitantes: Ciudad de México, 75.1; Media Nacional, 34.3; y Puebla,22.9.

Policías Judiciales por cada 100 mil habitantes: Baja California Sur, 46.5; Media nacional, 11.1; y Puebla al menos de uno.

El haber reducido tanto el presupuesto de la fiscalía estatal implica toda una odisea para presentar una demanda o hacer una diligencia. El tiempo promedio para presentar una denuncia en un ministerio público estatal se estima entre 8 y 18 horas promedio y depende mucho de si el denunciante vive en una cabecera municipal o en una junta auxiliar. Las enormes juntas auxiliares ya no tienen Ministerios Públicos. Además, los agentes de los MP trabajan turnos de 24 horas por 24 de descanso. Eso no solo es muy injusto sino ineficiente. Acaban exhaustos los funcionarios y los ciudadanos.

No es justo ni para ellos ni para quien denuncia. Por eso, ha disminuido el número de delitos denunciados. Y lo no denunciado no existe en las estadísticas. No han bajado los delitos, han bajado las denuncias.

Los trámites no solo son lentos con respecto a denuncia de delitos. A 30 minutos de Puebla capital, un muchacho sufrió un accidente fatal al ser aplastado por un tractor a las 10:30 de la mañana en una junta auxiliar de San Andrés Cholula.

Los familiares esperaron once horas y media junto al cadáver, sin poderlo mover, hasta que el ministerio público de San Andrés se presentó a las 10 de la noche a realizar el trámite. Hubo que ir por él y regresarlo porque no tenía viáticos. A solo 30 minutos de Angelópolis, del Museo Barroco, del Tecnológico de Monterrey, de la UAP, del Centro Integral de Servicios, de la UDLA y del Club de Golf la Vista. A 30 minutos de la zona más próspera de Puebla.

En cuanto a resolución de conflictos en los juzgados, las cosas son igual de lentas e ineficientes, tanto por falta de jueces, secretarios y diligenciarías, como por falta de insumos para trabajar.

A una amiga que es abogada le gustaba llevar a los empleados de los juzgados algún regalito, chocolates o dulces. Hace unos días, una empleada le dijo: no nos traiga galletas, Lic.tráiganos tóner o papel si quiere que le imprimamos sus sentencias.

No hay dinero para impartición de justicia.

- Lic., tráiganos pal tóner...

¿Así o más patético?

* Con información obtenida de análisis realizados al Índice Global de Impunidad 2016 de la Udlap.