Vida y Milagros

“Y la partidocracia se hizo ojo de hormiga”

“Fue el Estado”- dicen las consignas y letreros- el autor de toda este desmadre que ha derivado en tragedias y en el desprestigio de las instituciones. El estado, según aprende uno en la escuela, está compuesto por tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. El Poder Ejecutivo ha salido ya a dar la cara y a plantear las soluciones que consideró prioritarias. Pueden parecernos buenas o insuficientes, pero ya salió a poner al mal tiempo lo que sea que a cada quien le parezcan su cara y sus propuestas. Quedaron huecos enormes por aclarar en su discurso, cierto, pero el poder ejecutivo ya salió.

 El poder legislativo en su conjunto y de acuerdo a las leyes vigentes en la última elección, está formado por personas emanadas de los partidos o propuestos por ellos. ¿Alguien los ha visto aparecer, solos o acompañados a presentar una disculpa por sus malos representantes y a hacer un compromiso para mejorar sus estándares de calidad en las próximas elecciones? ¿A proponer castigos a los agremiados que fallan? ¿A proponer el retiro del abusivo y mal interpretado fuero? ¿Algún partido o los presidentes de las cámaras han dado la cara de manera clara en esta crisis de todo el estado mexicano para modificar sus abusivas costumbres de vivir del presupuesto sin responsabilizarse de sus Moreiras, Vallejos, Abarcas, Villa Reales ,Godoys, niños verdes, Bejaranos, tránsfugas, mutantes y un largo etcétera? Falta también el poder judicial, pero no hay que perder de vista que para su mejor desempeño dependen de las partidas que les da el congreso federal o los congresos locales.

Todos los partidos, en lugar de hacer un buen examen de conciencia y salir de manera conjunta a disculparse, a proponer desafíos y cambios estructurales en su forma de actuar, mejor están ocupados en juntar dinero para pagar “la operación” de la elección el mero día del 2015.

Traía su guardadote bajo el brazo, guardadote que ahora estará en manos de otros para dárselos a quien más confianza le tengan el año electoral 2015. Ahora resulta que las senadoras Layda Sansores y Dolores Padierna señalan con flamígero dedo a la casa blanca de la pareja presidencial. Por supuesto que debe señalarse e investigarse, pero caray, que lo haga la señora Padierna? Quien las hace no las consiente ¿O será que ya se olvidaron de las ligas, señoras senadoras?

Sí, las liguitas que amarraban los fajos de dinero que recogieron varios de sus compañeritos de banca, entre ellos el esposo de Dolores Padierna, el famoso profesor Bejarano, para otorgar prebendas y obras a Carlos Ahumada, y por ahí, con el vuelto, salir a hacer una que otra comprita de votos aquí o allá? ¿Y los panistas? ¿Ya se olvidaron de los hijos de Martha Sahagún, de sus moches, de los casinos, Oceanografía, y anexas? Muy oportuno les salió Ayotzinapa para borrar del mapa mediático los bailes con Montana y los moches.

¿Ya se olvidó el Partido Verde de su “niño verde”, de su grabación pidiendo dos millones de dólares para conseguir un permiso para hacer un muelle que destruiría al coral de Quintana Roo? El mozalbete después de eso fue senador. ¿El PRI ya se olvidó de su negativa a trabajar a favor de reformas necesarias cuando fue oposición por doce años, mientras en los estados que controlaban, el narco creció con gran complacencia de sus gobernantes? A ver a qué hora se presentan todos los partidos juntos a decir de qué manera van a cambiar a una forma de ser que mínimamente garantice que a los puestos de elección popular llegarán personas preparadas.

A ver a qué hora se comprometen públicamente a dejar de “operar” los días de la elección, es decir a comprar con despensas, tinacos, estufas, y dinero, los votos que han declinado ganar con el divino poder de la inteligencia y el trabajo. A ver a qué hora salen todos juntos a desaparecer a los plurinominales gracias a los cuales personajes por los que nadie voto, como el ex-priista Bartlett, nominado por el PT a senador plurinominal, partido en el que nunca militó, y que abandonó a favor de Morena. Estamos esperándolos, señores presidentes de todos los partidos, señores y señoras coordinadores y presidentes de las Cámaras. Queremos saber si es que tienen una ruta a seguir para ser mejores, queremos conocer sus propuestas para sacar a México del bache y saber si tienen un mínimo propósito de enmienda que se plasme en reformas que acoten su actuar y lo sancionen con rigor y todo el peso de la ley cuando fallen. También creo que todos le deben una disculpa pública y conjunta a los mexicanos. Queremos saber si tienen el valor y las intenciones de modificar las leyes que evitarán que sigan siendo franquicias sin ideales, clubes de mantenidos que mucho le deben al país y cuya única diferencia hoy, son sus logotipos.

veronicamilenio@yahoo.com.mx