Vida y Milagros

Una herramienta contra la extorsión y el fraude telefónicos

Hace como tres meses oí en un programa de radio que el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de la Ciudad de México había contratado una aplicación que se baja en los teléfonos celulares de manera gratuita, esta aplicación te avisa si una llamada entrante está hecha desde números de teléfono ya denunciados, porque desde ellos se han hecho llamadas para cometer fraudes o extorsiones, pero lo principal es que te avisa si la llamada procede de un penal. Un gran porcentaje de chantajes, fraudes y extorsiones se hacen, aunque parezca increíble, desde los penales. Apunté la forma de bajar la aplicación y lo hice.

El jueves pasado a las once de la mañana a mi celular entró una llamada de número desconocido e inmediatamente en la pantalla apareció un letrero rojo que decía "Extorsión - No contestar la llamada". Lo dejé sonar hasta que paró. Una hora después, del mismo número, volvió a entrar otra llamada y el mismo letrero. Así sonó a lo largo del día 10 veces. A la quinta llamada llamé al Consejo de Seguridad Pública del Estado de Puebla para saber qué hacer. Amablemente me indicaron que hablara al 088 para hacer el reporte, ya que en ese número la Policía Federal atiende estos casos. Llamé al 088 y ahí me contestó una persona muy atenta que funciona con un entrenamiento similar al que tienen los que llaman para promocionar una telefónica o un banco. Van a mil por hora y no se detienen.- Muy bien, -me dijo después de saber el motivo de mi llamada - Qué número reporta -le dije cual- y de ahí me enumeró a una velocidad impresionante pero comprensible, todas las modalidades de extorsión existentes por vía telefónica. Toda una gama conocida y otras absolutamente novedosas. De cada una me dio una explicación lógica de porqué no eran creíbles las amenazas. -Sí, lo entiendo- le dije, -pero de entrada no las voy a oír porque me entra el aviso de que son de extorsión. Si- me dijo él- pero es bueno conocerlas porque pueden entrar llamadas de números que el sistema aún no tiene registrados y no le aparecerá el letrero a menos que vengan de un penal. Por ejemplo, este número que usted reporta tiene ya 72 denuncias. -¿Y porqué- le dije yo- si tiene 72 denuncias y con esta 73, el número sigue vivo? Esa pregunta no me la pudo contestar, me dijo que él solo tomaba las llamadas, y pasaba el reporte. El seguimiento era cosa de otra área.

Todavía recibí cinco llamadas más. De cualquier modo localicé a las personas más cercanas a mí y me aseguré de que estaban bien. A las ocho de la noche el teléfono volvió a sonar y apareció en la pantalla otro número acompañado por el letrero rojo, pero ahora con la palabra "Fraude-No contestar la llamada". Insistieron 4 veces, hasta las once de la noche, y de ahí desistieron. Volví a llamar al 088 para reportar el nuevo número y otra voz masculina igualmente entrenada me describió rápidamente las posibilidades de Fraude telefónico que van desde hacer creer al escucha que ganó un concurso de televisión, premios de una empresa telefónica, viajes, premios bancarios, rifas de dinero, un coche. Solo le pedirán a usted depositar el dinero de los impuestos ese mismo día o al día siguiente para no perder el premio. El número que reporté tenía 56 denuncias por fraudes cometidos desde ese número telefónico. También me dijeron que lo ideal es contestar y colgar, sin hablar, para que de esa manera se gasten el crédito de las tarjetas, ya que muchas de esas llamadas eran hechas desde las cárceles y que era bueno que se les gastara su crédito. Eso no lo hice.

Tres veces en estos años me han intentado hacer este fraude telefónico. En el primero no caí, y no por lista sino porque el premio era un viaje todo pagado a Orlando con todos mi familia, incluidos hoteles, avión y pases para todos los juegos mecánicos. Ni en mi peor pesadilla quisiera ir a Orlando, ni aunque fuera todo pagado, y así se lo dije a la promotora con acento de español de Miami. -¿Pero cómo es que usted no quiere este viaje?- pues así- que no lo quiero. Nos acabamos peleando. Llamó dos veces más. Eso fue hace 5 o 6 años. Otra vez me marcaron con el cuento de que me había ganado un millón de pesos en un concurso que entonces estaba de moda en una televisora, como yo no veía ese programa de televisión, no era posible que me hubiera inscrito en el concurso.

Les pregunté a los ejecutivos del 088 cómo es que consiguen los teléfonos. Me dijo que por azahar o porque compran los listados.

Me queda claro que la aplicación de aviso preventivo es exitosa y evita el disgusto y el susto de entrar en contacto con voces a veces amenazadoras y llenas de insultos o con los defraudadores expertos y merolicos que saben envolver a la gente en su telaraña.

Me queda claro también que el trabajo de investigación posterior a la denuncia al 088 aún no es exitoso. ¿Porqué, si de un mismo número se han hecho 73 llamadas de extorsión grave, y del otro 56 llamadas ligadas a fraudes, los números aún están activos y funcionando? ¿Porqué no están bloqueadas las llamadas a celulares desde los penales, o cómo le hacen para burlar el bloqueo? Como sea, ojalá que este trabajo se perfeccione y que muchas personas den de alta la aplicación en sus celulares. Usted encontrará la forma de bajar la aplicación en la página del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de la Ciudad de México- Aplicación "No más extorsiones telefónicas".