Vida y Milagros

De amor y desengaños

No es ser engañados, sino desengañados, lo que nos hace miserables, dijo Moliere, especialmente porque suelen engañarnos aquellos a quienes más amamos. Pero también es cierto que la verdad nos hace libres, más cuando de asuntos de amor se trata. Un poquito de luz y verdad encontramos muchas veces en libros inteligentes, con luz en las palabras para iluminar momentos que a veces parecieran de una obscuridad sin final.
¿En esta demagógica fecha del Día del Amor y la Amistad tendrá caso escribir acerca del amor y el desengaño, sobre las parejas y sus desencuentros y rupturas? ¿Algo habrá cambiado en 500 años con respecto a los infortunios del desencanto? Creo que es y será un tema vigente mientras el dolor de la pérdida sea tan común a tantos y mientras tantos pasan por ese obscuro túnel sin un lucero que acompañe. Un tema vivo: amor, desengaños y cómo superarlos.
Pero del amor y desamor colectivo ya platicaremos otro día, hoy me apasiona el recorrido de los caminos de la pérdida que viven las parejas y el intricado laberinto que muchos habrán de recorrer para salir al cielo abierto del olvido.
Hay dos libros novedosos y fantásticos para sobrevivir a esa confrontación individual que llamamos amor, uno es de Walter Risso “Manual para no morir de amor”; contiene consejos con humor para la supervivencias afectiva. Abajo, algunos extractos del libro vienen entre comillas, lo demás son mis ocurrencias y esas tómenlas con las reservas del caso.
1) “Si a quien amas ya no te quiere, aprende a perder, a manejar la frustración y a retirarte dignamente”, el último punto es el más difícil. El de la retirada digna. Es raro el que logra salir de la escena de una ruptura a la primera y con elegancia, evitando la cofradía del santo reproche. Cantarle las claras de últimas al que abandona es altamente tentador. ¡Evítelo a toda costa y si ya lo hizo, evite repetirlo ad infinitum! Sálgase cuanto antes de la cofradía que fundara Joaquín Sabina, entre otras cosas porque la cofradía del santo reproche no sirve para recuperar a nadie.
2) “Evita el sacrificio irracional y no te anules para que tu pareja sea feliz”, no aceptes cambiar cosas que son parte de tu personalidad sólo para adaptarte a los gustos de tu pareja. Si como eres no te acepta, dale y date la libertad de ir a buscar a alguien más compatible en el ancho y amplio mundo. Evita ante todo que alguien a quien crees amar, asesine a una parte de tu yo.
El otro libro está escrito por el guionista de “Sex and the City”, Greg Behrendt, y la psicoterapeuta Liz Tuccillo y está construido por cartas de personas con algún problema sentimental al que los autores responden sin complacencia y con humor
El libro se llama “¿De verdad crees que está loco por tí?”, y su lema sería “No hay más ciego que el que no quiere ver”. El objetivo sería ayudar a quitar la venda de los ojos a los ciegos por el amor, venda que se han colocado ellos mismos.
Este libro ácido e inteligentísimo puede ser una magnífica medicina para un enfermo de amor, pero debe tomarlo en la soledad de su cuarto, para poder reírse a gusto de sí mismo cuando se encuentre reflejado en los enormes ridículos que las victimas voluntarias del amor van narrando en sus cartas pidiendo consejo al despiadado autor del libro, pero leyendo después los asertivos límites y principios con los que Liz ilustra a los lectores. Algunas citas memorables de este libro:
1) Si tienes que dormir permanentemente con una pareja que no pasa de los abrazos, mejor cómprate un perro.
2) Una ruptura es un acto definitivo, autoritario a veces, no un acto democrático. Se necesitan dos para el amor. Con que uno deserte, se hundió la patria y la restauración no se logra a base ruegos, súplicas o negociaciones.
Vale la pena leerlos. Son toda una lección para recuperar la cordura y ayudar a ver las verdades amargas que a veces quisieran taparse con un dedo. Palabras que dibujan de nuevo los límites que se vuelven borrosos cuando la autoestima anda baja.
Y yo añadiría, si tienes un mal de amores, busca una buena amistad, que el tiempo suele fortalecer las amistades y debilitar el amor. Y aprende del dolor, quien sabe de dolor, todo lo sabe.