Vida y Milagros

“En Texcoco: una solución para el basurero más grande del mundo”

El llamado “Bordo Poniente” fue el basurero de la Ciudad de México durante los últimos 30 años. Es el más grande del mundo. Fue clausurado por la Semarnat y la Profepa hace poco más de un año. Mide 400 hectáreas de superficie y 15 metros de altura. En gran parte de la extensión del predio, la basura se hundió y flota sobre los jugos de la misma, contaminando el subsuelo y el agua.

Hace 30 años, la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos manejaba los recursos hídricos del país, y autorizó que la basura que generaba el DF fuera depositada en una parte de lo que fuera el lago de Texcoco.

Cuando los españoles llegaron a México, Tenochtitlán era una de las ciudades más grandes y mejor planeadas del mundo, con una población estimada de medio millón de habitantes. Ambientalmente hablando tenía un manejo perfecto. Prácticamente era una ciudad flotante en la que sobre chinampas se cultivaban toda clase de frutas y legumbres para alimentar a la población. El lago de Texcoco no solo sostenía a la ciudad, sino que la rodeaba. El agua que bajaba de los volcanes y montañas, alimentaba al lago de Texcoco, poco profundo pero enorme. Cuatro calzadas llevaban al corazón de Tenochtitlán, en donde estaban sus principales templos y palacios y donde hoy se ubica el zócalo de la Ciudad de México.

A partir de la colonia, la cultura ambiental que imperaba en Tenochtitlán se desechó, se impusieron los modos de operar de las ciudades europeas de entonces y el equilibrio de la ciudad se fue rompiendo, los ríos se contaminaron con aguas negras y ya en los años cuarenta del siglo veinte ,el lago se fue desecando e invadiendo con construcciones, algunas tan enormes como el aeropuerto, de tal modo que para 1980 casi a nadie le sorprendió que se autorizara la colocación del basurero en lo que fuera el lecho del lago de Texcoco. Millones de toneladas de basura se fueron colocando sobre ese suelo fangoso, que en época de lluvias aún recibe agua. Los jugos de la basura, llamados lixiviados, están compuestos de agua, humedad de los residuos orgánicos y de la degradación de pilas, pañales desechables, basura de hospitales, fierros viejos, animales muertos y todo lo que se recibió ahí cuando las normas ambientales eran o inexistentes o burladas. Los gases que genera el tiradero producen el 25% de la contaminación del aire de la Ciudad de México.

Como el basurero del DF estaba en zona federal y la responsabilidad jurídica del mismo pasaba por varias instancias, todas se unieron para buscar una solución. Se llevó a cabo una licitación internacional. Da gusto saber que fueron varias empresas mexicanas las que se unieron para ganar y remediar el sitio. La solución no solo no tendrá un costo para el DF, responsable último del mugrero, sino que traerá economías a la ciudad. Con el gas que produce la basura acumulada, más una mezcla de gas natural, se generará la luz de la ciudad de México a un costo menor de lo que actualmente la ciudad paga por estar iluminada. Con bombas se extraerán los lixiviados del subsuelo y se llevarán a plantas de tratamiento que tendrán la tecnologías indicada para su saneamiento hasta cumplir con las normas de descarga de la Norma Oficial Mexicana en materia de agua. El costo de todo el proyecto será de 140 millones de dólares que pagará la empresa ganadora y que irá recuperando por medio del pago de la luz.

Conocer este proyecto ha sido una muy buena noticia, pues las propuestas que hasta la fecha se han planteado al municipio para el relleno sanitario de Puebla, diez veces menor que el bordo poniente, son caras e incluían un costo alto para la ciudad. Obviamente no son las soluciones adecuadas.

La celda “A” de Chiltepeque tiene 18 años, mide cerca de cuarenta hectáreas, contamina con lixiviados y gases, está desplazada y tiene observaciones porque no ha cumplido con la Norma Oficial Mexicana 083 en materia de manejo de rellenos sanitarios.

La solución al complicadísimo Bordo Poniente del DF ya está en marcha, es limpia y tiene un costo cero para la ciudad. Lo único que se tiene es copiarla.