Vida y Milagros

Soles de otoño

“Equinoccio”, rara y fantástica palabra que significa “noche igual”. Señala dos momentos en el recorrido anual de la tierra alrededor del sol, dos momentos en que el día y la noche duran exactamente lo mismo. El de primavera va en positivo, caminando hacia el día más largo del año; el de otoño, en negativo, nos lleva a la noche más larga y obscura. Justo en septiembre, para quien es observador de la luz, ésta cambia misteriosamente de un día para otro, los soles se vuelven distintos, se tiñen de colores inimaginables y a veces se obscurecen hasta ser soles negros. El equinoccio de nuestro otoño mexicano ha llegado acompañado de eventos tormentosos y crueles, y también, de manera contrastante, con un tibio sol de esperanza que se multiplicó por miles.

SOL VERDE. Un joven músico que vive y toca en los hoteles de Los Cabos en Baja California cuenta en pocas palabras cómo se desató el caos y la anarquía después del paso del huracán. En unas pocas horas, una comunidad tranquila pasó bruscamente a la etapa de la sobrevivencia y la ley del más fuerte. Sin luz eléctrica todo se colapsó. No había bancos, ni cajeros, ni forma de comprar en las tiendas. Los vecinos se organizaron para defenderse de los asaltantes y violentos. Lo mejor y lo peor de cada ser humano surge en esos momentos. Fue en medio de ese caos cuando llegó el ejército mexicano con su mejor cara, la cara que le ha dado altos índices de aceptación entre la población: llegaron a poner orden, a evacuar a damnificados, a crear un puente aéreo para proveer agua y alimentos de manera eficaz. Un verde sol de esperanza sobre una comunidad devastada.

SOL SANGRE. La nota que daba parte del enfrentamiento entre el ejército y una célula delincuencial en Tlatlaya, Estado de México, no podía más que provocar serias dudas: un herido del lado del ejército y 22 muertos civiles. En septiembre toda duda quedó aclarada. Una vez rendidos, los 22 civiles fueron fusilados, incluida una menor de 15 años. Habrá quien piense que eso se merecen. Esa polémica es tramposa. Nadie por encima de la ley, pero sobre todo, las instituciones. El que así haya sido sume en el descrédito a justos y a pecadores.

 SOL NEGRO. La semana trágica del equinoccio de otoño. Lunes 22. Un diputado del PRI es secuestrado a plena luz del día en una concurrida avenida en el corazón de Jalisco. Él y su ayudante aparecerán muertos y calcinados unas horas después. Se ignora quién y por qué lo hizo.  Viernes 26 . Estudiantes de la escuela normalista de Ayotzinapa, Guerrero, llegan a Iguala a botear y luego, siguiendo la pésima pero permitida costumbre de secuestrar camiones para movilizarse, se dirigen a la central camionera y toman tres camiones; los estudiantes fueron detenidos a balazos por la policía local municipal apoyados por enmascarados del grupo “Guerreros Unidos”, un cártel que domina en la zona. En el enfrentamiento murieron 7 personas. Los policías balacearon también a un camión que iba pasando procedente de Chilpancingo y que transportaba a un equipo de futbol de chavitos de 14 y 15 años de regreso a su casa. Mataron al chofer, a un jovencito de 15 años y a una señora que iba en un taxi. La policía y sus enmascarados detuvieron a 43 estudiantes, algunos de los cuales fueron filmados cuando los subían a patrullas. Nadie volvió a verlos. 30 policías de Iguala fueron detenidos el domingo. Ayer, y luego de la intervención de la Secretaría de Gobernación Federal, fueron encontradas fosas clandestinas cerca de Iguala con los restos de los jóvenes masacrados de manera brutal, según palabras del inútil gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, quien no pudo dar con el paradero de los jóvenes en una larguísima semana. Angel Aguirre, ex-priista, suplente hace 20 años de Rubén Figueroa cuando fue destituido por la matanza de Aguas Blancas y hoy gobernador por el PRD. Durante la matanza el presidente estaba en un baile con bandas gruperas en honor a su esposa por haber “rendido” su informe como presidenta del DIF municipal. La matanza: ¿Acción premeditada? ¿Locura? ¿El infierno?  Sábado 27. El Secretario General del PAN en Guerrero es asesinado en la Quebrada, Acapulco, mientras desayunaba con su familia. Cuando vio a sus atacantes de lejos, trató de huir. ¿Los reconoció? Nada se sabe. Los soles negros no iluminan pero nos dejan ciegos.

 SOL DORADO. 2 de octubre. Esa fecha se ha conmemorado de muchas maneras, pacíficas y violentas. Los estudiantes de la segunda universidad más importante del país, el Instituto Politécnico Nacional, entran en huelga en protesta por la modificación a sus planes de estudio; Nadie ignora que en el DF hay grupos políticos  que sirven a diferentes amos, listos para entrarle al desmadre y a la violencia a la menor provocación .A eso súmele a los violentos “anarcos”. Esa noche la ciudad no sueña, se desvela y teme.  A medio día, setenta mil jóvenes y  maestros, todos con sus credenciales al cuello, en perfecto orden, bien organizados para no ser infiltrados, sin romper ni un vidrio, sin grafitear o hacer pintas en edificios y sin proferir insultos, llegaron a las puertas del palacio de Bucareli con su pliego en la mano. Fue tal el orden que el secretario Osorio Chong se arriesgó a salir a la calle a hablar con ellos. Se dice fácil, pero aquí hay méritos de parte de todos. Es bueno mirar y saber que ese día hubo miles de soles dorados que ayudaron a paliar el violento equinoccio de septiembre. Es bueno saber que aún hay un lugar para la esperanza.