Vida y Milagros

“Dándole la cara al río Atoyac”

Hace cuatro años, y después de muchos más de darle de vueltas al problema de la irresponsable contaminación que como sociedad hacemos en los ríos del país, un grupo de entusiastas nos decidimos por construir un movimiento a favor del rescate de nuestro río más cercano, el Atoyac, porque es nuestro río más cercano y más sucio y porque cruza a cielo abierto toda la ciudad de Puebla de norte a sur hasta desembocar en un lago que una vez fue limpio y precioso: Valsequillo. Aunque el río está muerto, aún no ha sido sepultado. Creemos que es posible su resurrección. Nos decidimos por acciones visibles y concretas que motivaran su rescate. Hace cuatro años se llevó a cabo una acción: que un grupo lo navegara en balsas en el tramo que cruza Puebla. De ahí nació la idea de crear una asociación destinada a impulsar la regeneración de la cuenca del Alto Atoyac, haciéndola relevante, vertebrando voluntades, detonando acciones colectivas de impacto y vigilando la actuación de las autoridades responsables para generar una actitud de participación comunitaria permanente. A este grupo le llamamos “Dale la Cara al Atoyac A.C.”.

En estos años hemos seguido un camino terco que derivó en una nueva navegación en noviembre de 2014, en que se animaron a subirse a las balsas diferentes actores, principalmente autoridades. El pase de abordar fueron compromisos a los que les daríamos seguimiento como grupo.

Hace poco más de un mes, el Secretario de Semarnat, Juan José Guerra Apud, visitó Puebla para reunirse con los gobernadores de Puebla y Tlaxcala con un único tema en la agenda: gestionar el inicio de acciones conjuntas a favor del rescate de la cuenca del alto Balsas y de los ríos Zahuapan y Atoyac.

El 25 de febrero pasado, en la ciudad de México, la Semarnat y la Profepa anunciaron en rueda de prensa las acciones que todo el sector ambiental del gobierno de la república ha emprendido para sanear la cuenca alta del Balsas, dando pasos decisivos para su rescate.

Informaron las acciones de inspección y sanción ejecutadas la semana pasada a nueve industrias de las más de mil que están contaminando gravemente a los ríos y afluentes de la cuenca. En este año se esperan también operativos, sanciones e inversiones en los estados  de Puebla y Tlaxcala para regular a los municipios que descargan aguas contaminadas en los ríos y afluentes a los que han convertido en cloacas.

De particular interés para quienes formamos “Dale la cara al Atoyac” será conocer las acciones que deberán exigirse a los nuevos concesionarios de lo que fuera el Soapap, “Agua para Puebla”, responsables actuales del saneamiento de las aguas de la ciudad de Puebla y de las macro plantas de tratamiento, hoy paradas, y que deberán reactivar.

El alto Atoyac es una de las cuencas más contaminadas del país y ya genera daños a la salud pública, por eso uno de nuestros objetivos es operar un observatorio eficaz que aporte datos duros acerca de la cuenca y los avances para su saneamiento. Los puntos a monitorear serán básicamente cinco:

1) el punto donde se ubica un manantial en las faldas del Itztacíhuatl y los indicadores de que nace 100% puro.

2) el punto en donde se unen el río Zahuapan y el río Atoyac, entre Puebla y Tlaxcala

3) el punto ubicado en el Parque Ribereño a la altura de Cúmulo de Virgo

4) el punto en el que se unen el Alseseca y el Atoyac para entrar al lago de Valsequillo

5) el punto donde el agua de la presa derrama para ser conducida al distrito de riego de   Tecamachalco. 

De acuerdo a los datos generados por el Dr. Ernesto Mangas Ramírez, Coordinador del Laboratorio de Ecología y Restauración de Sistemas Acuáticos de la UAP, que nos compartió su último monitoreo de 2013, en promedio, en un año, el río Atoyac lleva un volumen de 6.9 metros cúbicos por segundo, de los cuales 1.7 metros cúbicos son descargas contaminantes. Eso indica que anualmente en promedio lleva 55 millones 351 mil 965 metros cúbicos de contaminantes.

Lleva también 69 toneladas de materia orgánica por día, que sumados aportan anualmente 25 mil 116 toneladas de materia orgánica en descomposición y con altos índices de amoníaco, letales para la vida de la fauna acuática.

La cuenca del alto Balsas con sus principales ríos, Atoyac y Zahuapan, está catalogada como la tercera zona de mayor contaminación del país de acuerdo a la Comisión Nacional del Agua.

De acuerdo a Conagua e Inegi Puebla ocupa el tercer lugar de mortandad infantil en menores de cinco años. Tlaxcala es el cuarto lugar. Si se suman el número de casos de Puebla y Tlaxcala que corresponden a la cuenca del Atoyac-Zahuapan, en esta zona ocurre la mayor mortandad de menores de cinco años por enfermedades atribuibles al contacto con agua contaminada.

En monitoreos de diversas instituciones SE HAN DETECTADO ALTOS NIVELES DE PLOMO Y CADMIO Y OTROS METALES PESADOS que amenazan la salud de la población, así como la de animales y plantas que son parte de la cadena alimenticia de los seres humanos.

La proliferación de moscos que transmiten enfermedades en las zonas aledañas a la presa de Valsequillo son ya una grave amenaza para la salud de la población.

Esperamos que los esfuerzos emprendidos por las autoridades ambientales federales hagan una buena sinergia con las autoridades ambientales de los estados de Puebla y Tlaxcala y que se traduzcan en acciones en los 55 municipios de ambos estados que hoy tiene a la cuenca mencionada en focos rojos. Ha sido bueno saber que el saneamiento del Atoyac es ya una prioridad para la Semarnat y las autoridades ambientales del país. No podemos ser menos y deberá serlo también para nuestro estado. 

En “Dale la Cara al Atoyac A.C.” estamos pendientes de los avances que logren los tres niveles de gobierno. Estamos optimistas porque ya se han etiquetado recursos para iniciar el saneamiento: 600 millones la federación y 300 millones el gobierno del estado.

En breve lanzaremos la plataforma del Observatorio en donde publicaremos no solo indicadores de la calidad del agua, sino el seguimiento de los compromisos de las autoridades ambientales hacia nuestros ríos. Síganos en nuestras redes de Facebook “Dale la Cara al Atoyac” y en twitter “@DaleLaCara. Existen las tecnologías que resucitan ríos. Hoy estamos empezando a ver la voluntad política que ha faltado durante años.