#andomoreleando

La indignación nos convoca… ¡Aquí estamos!

¿Por qué enrolarnos con la entrega de premios de cine más elitista, racista que fomenta todos los aspectos representativos y simbólicos del colonialismo? ¿Qué hace sentirnos bien al darle like o postear un simple hashtag de los trending topics? Antes, los medios de comunicación censuraban cualquier asesinato, genocidio o violación a derechos humanos en contra de defensores de derechos humanos, periodistas y ciudadanos inconformes, ofendidos ante el cinismo, la corrupción e injusticia que desde el Estado se han venido cometiendo por parte de políticos, empresario y/o mafiosos: La Triada. Ahora no hay “censura”, hay una red abierta que en su flujo de información nos estanca en temas sensacionalistas o no permite si quiera reflexionar sobre un tema cuando ya está saliendo el nuevo hashtag.

En la pasada entrega del premio Oscar, el presentador Chris Rock comentó: "La comunidad negra no protestó sobre los Oscar en los 50’s o los 60’s porque en ese tiempo teníamos cosas reales por las que protestar".

Siglo pasado. No había el boom de internet. Sin embargo, pareciera que vivimos en el siglo pasado: justo ahora nuestro compañero Gustavo Castro Soto (quien lejos de estar preocupado por si los indígenas aparecen nominados o no en tal premio) se encuentra herido en Honduras, víctima de agresión y siendo testigo del asesinato de Berta Cáceres, ambos obvio, reconocidos luchadores sociales por los derechos indígenas y defensores del medio ambiente: un tema de la tierra y el territorio que “La Triada” tiene en la mira para su saqueo y explotación.

Hoy exigimos justicia para Berta y protección para Gustavo, así como para Eduardo “Guayo” Valenzuela,  destacado periodista-caricaturista de Torreón, compañero y amigo a quien la policía, con toda su prepotencia lo intimidó, golpeó e incriminó sin ningún motivo. Guayo, cuenta con un valioso trabajo crítico y profesional en los medios fomentando la capacidad de conciencia como en el tema del Moreirazo, entre otros.

¿Casualidad? Es por ello que exigimos con un ¡Ya basta! a toda violación de derechos humanos en contra de toda persona en cualquier parte del mundo ¡Y no! No lo hacemos desde un comentario de hashtag, ni un like a las redes sociales, lo hacemos desde nuestro sentir indignado que se reafirma y nos convoca a seguir en el quehacer político desde la plataforma ciudadana organizada, en la que cada vez más las personas nos vamos identificando y reactivando. 


@moreleandotrc