#andomoreleando

“Caminar como acto de Autonomía”

“Oiga, usté es chingona pa caminar”. Escuché a mi costado izquierdo una voz que se emparejaba a mi paso mientras caminaba selva abajo hacia el Río Azul. Me lo dijo un compa Tseltal que, literal, me sacó de una especie trance mental en el que me había metido sin darme cuenta después de cuatro horas caminando en plena Reserva de Montes Azules en 2004.

En ese instante comprendí muchas cosas sobre mí, entre ellas, mi gusto por vivir en lugares pequeños en donde puedes llegar a pie a cualquier parte en 15 minutos. Ya no sólo era el gusto por trabajar en comunidades rurales y caminar en el monte. También disfrutaba de caminar en el pueblo donde podía trasladarme libremente y con decisión sin depender del dinero o de algún medio de transporte. Sólo hay que pensar dónde quieres estar, y listo. 

No casual, reviví este momento durante el 3er. Congreso de la Liga Peatonal que tuvo lugar en el Barrio La Merced de la ahora Ciudad de México, mientras escuchaba a Jean Robert diciendo que “Caminar es un acto totalmente autónomo”. En ese momento, no sólo se intensificó mi gusto por caminar, sino que me sentí empoderada y valoré más aún esta actividad que justo es eso: un acto de autonomía plena porque caminar nos lleva a donde nuestro corazón y pensamiento quieren que vayamos. 

Y supongo que es así como llegamos invitados a dicho Congreso Elías, Jorge y yo, el cual se llevó a cabo la primera semana de Mayo, donde Moreleando A.C.  participó en un panel sobre Movimientos Norteños (que hay muchos y muy valiosos) y donde impartimos un taller sobre “Peatonalización Ciudadana”, en el que, más allá de peatonalizar por peatonalizar una calle, nuestra experiencia se base en la articulación con otros actores de la Avenida Morelos (en nuestro caso) donde hemos podido crear comunidad, una comunidad ciudadana que ha demostrado que  organizados podemos tener peso en las decisiones de las políticas públicas.

En ese sentido, un valioso esfuerzo de la Liga Peatonal, ha sido la elaboración de la Carta de los Derechos del Peatón, que en esta ocasión se presentó de manera ilustrada. Un documento infográfico que nos permite reflejar de forma lúdica y creativa nuestros derechos, plasmado con imágenes que nos inspiran en la manera de cómo queremos vivir y sentir nuestra ciudad.   

¿Qué ganamos con esto? Caminar la ciudad que nosotros queremos en todos sus aspectos, porque andar pie crea momentos y crea lugares de encuentro.



@moreleandotrc