La pequeña y mediana empresa en latinoamérica

La Organización de Estados Americanos, estima que a nivel mundial existen alrededor de 200 millones de empresas, de las cuales 190 millones son micro, pequeñas y medianas, las cuales representan entre el 90 y el 95% del total. Estas MIPYMES generan entre el 50 y el 70% del empleo, dependiendo del país o de la región; más de un tercio son dirigidas por mujeres y aproximadamente el 25% son creadas por jóvenes menores de 35 años; este tipo de empresa tienen una vida promedio de 14 meses y muchas de ellas operan en la informalidad (OEA, 2010).

Debido a la importancia de este tipo de empresas en la generación de empleos y en su participación en la economía de los países, se hace muy importante su estudio, es por ello que se presentarán una serie de artículos que pretenden dar a conocer la situación de éstas empresas en Latinoamérica, en México y en el Estado de Hidalgo.

La Fundación Análisis Estratégico para el Desarrollo de la PYME (FAEDPYME) realizó en 2009 un análisis de las MIPYMES en Latinoamérica con los siguientes objetivos:

Analizar la situación de las MIPYMES considerando su estrategia y principales factores competitivos, su estructura organizativa y de recursos humanos, indicadores de tecnología, calidad e innovación, el grado de utilización de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), así como diferentes aspectos contables y financieros.

Determinar las fortalezas competitivas de las MIPYMES y conocer las principales dificultades para su desarrollo.

Elaborar propuestas de actuación para la mejora de la competitividad y éxito de la MIPYME.

De acuerdo a la FAEDPYME (2009), en América Latina, la antigüedad media de las empresas es de 16.0 años y están gestionadas por gerentes con una edad media de 47.0 años. El 73.6% de las empresas están regidas en el entorno familiar y el 70.2% están constituidas en forma societaria. El 69.2% están dirigidas por gerentes con estudios universitarios. Respecto al grado de internacionalización, el 26.5% de las empresas exportaron en el 2009, y de éstas el 28% de su volumen de facturación se ha destinado a mercados internacionales.

En relación a la actividad de Planeación Estratégica, el 61.4% de las empresas realizan planeación formal; de dichas empresas, 3 de cada 4 (79.4%) realizan el planeamiento formal a un año, es decir, a corto plazo. Las PYMES de mayor tamaño (medianas) son las que realizan planeamiento formal en porcentajes superiores a la media; las pequeñas lo hacen en un porcentaje similar a la media y las microempresas aseguran que realizan planeamiento estratégico formal en un porcentaje claramente inferior a la media del conjunto de empresas.

En relación a su Organización, las áreas o departamentos que están diferenciadas en las MIPYMES iberoamericanas en un mayor porcentaje son las de “administración/contabilidad” (90.1%), “comercialización/ventas” (74.4%) y la de “operaciones/compras” (74.2%). Por el contrario el departamento de I+D sólo lo tienen diferenciado en la estructura un 31.5% de empresas y los de calidad y de recursos humanos el 57.3% y el 55.9% respectivamente. A medida que es mayor el tamaño de las empresas, éstas tienen diferenciados todos los departamentos en porcentajes significativos superiores a la media. Así se observa que en las empresas medianas hay un 85.2% que tienen diferenciado el departamento de recursos humanos mientras que sólo se encuentra en el 34.4% de las microempresas. Análoga situación se da con los departamentos de I+D (está diferenciado en el 44.5% de las empresas medianas y sólo en el 23% de las microempresas, siendo diferencias estadísticamente significativas respecto del total de empresas). Aunque  con menores diferencias, análoga situación se observa para el departamento de calidad. Por los análisis efectuados se comprueba que a medida que es mayor el tamaño de las empresas, también es mayor el número medio de departamentos que se tienen diferenciados en la estructura organizativa; así las empresas medianas tienen una media de 4.76 departamentos diferenciados en su estructura, las pequeñas cuentan con 3.81 departamentos y la microempresa con una media de 3.09 departamentos.

En materia de Tecnología, calidad e innovación, el 24.3% de las MIPYMES califican su posición tecnológica de fuerte (realizan un desarrollo interno de la tecnología que utiliza); el 29.2% tienen una tecnología buena (la tecnología es adquirida y su uso las posiciona por delante de la competencia); el 37.4% de las empresas dispone de una tecnología sostenible (utilizan tecnologías idénticas a las de la mayoría de las empresas del sector y sólo se realizan nuevas inversiones cuando se observa que la competencia obtiene buenos resultados); y el 9.2% tienen una tecnología débil (los principales competidores tienen una tecnología más eficiente o moderna).

En la actualidad, las tecnologías de información han tenido un impacto relevante en el rendimiento de las organizaciones (Gupta et al.,2008). En relación a las Tecnologías de Información, en las MIPYMES de acuerdo a FAEDPYME (2009), el 95.3% poseen correo electrónico, el 63.6% tiene página web, el 52% realiza ventas y compras por internet y el 43% tienen desarrollada la intranet corporativa. Además, cerca del 15% de las empresas desarrollan al mismo tiempo estas 6 tecnologías, mostrando un uso avanzado de las tecnologías de la información y comunicación.

En relación a los Aspectos contables y financieros, la técnica contable más desarrollada en las MIPYMES iberoamericanas es el diagnóstico económico y financiero de la empresa, seguido del establecimiento de presupuestos anuales de ingresos y gastos. Menos extendidos están los sistemas de contabilidad y costos. La fuente de financiación más utilizada para realizar nuevas inversiones es la reinversión de las utilidades (reservas), seguida a continuación de la financiación bancaria, existiendo una menor preferencia por las ampliaciones de capital.

Los resultados de esta investigación nos permiten apreciar que la PYME latinoamericana en su mayoría realiza planeación estratégica, pero solo a corto plazo (1 año); un alto porcentaje también cuenta con una organización en la que están identificadas mayormente las áreas de administración, contabilidad, ventas y compras, pero muy pocas cuentan con un área de Innovación y Desarrollo (I+D); la mayoría cuenta con tecnología similar a la de su competencia y muy pocas crean su propia tecnología; en materia de Tecnologías de Información más de la mitad cuenta con correo electrónico y página web, y realiza compras y ventas por internet, pero muy pocas cuentan con una intranet; la mayoría ha establecido controles contables y presupuestos, pero muy pocas manejan software que les apoye con su control contable y financiero. Aunque también es importante mencionar que la situación varía considerablemente de la Mediana a la Micro empresa.

Si bien estudios como el realizado por la Fundación Análisis Estratégico para el Desarrollo de la PYME (FAEDPYME), nos permiten conocer un poco más sobre este tipo de empresas; su papel tan relevante en la economía de nuestros países latinoamericanos nos obliga a continuar investigando y establecer estrategias que permitan fortalecer este importante sector.

Mtro. Oliver García Ramírez Director de la Ing. en Desarrollo

Empresarial Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital

ogarcia@utvm.edu.mx