Las matemáticas son la herramienta del pensamiento

Mil años antes que los hindúes, los mayas diseñaron un sistema de numeración que fue el primero, en la historia de la humanidad, en utilizar el concepto de cero. El Calendario Olmeca, usualmente conocido como Calendario Maya, es extraordinariamente preciso, producto de observaciones y cálculos astronómicos muy exactos. Esto representa los importantes desarrollos que alcanzaron los antiguos mexicanos en sus estudios matemáticos, que los colocaron, en su tiempo, como los más precisos y que aún hoy causan admiración. Pero, ¿cuál es la importancia de las matemáticas en la vida cotidiana de la sociedad?

Vivimos en una era tecnológica que cambia muy rápidamente. Es indudable que, en la época actual, el progreso social y económico de un país depende de su preparación científica y tecnológica. Es, pues, urgente que la preparación de las nuevas generaciones sea planeada en forma adecuada para combatir las deficiencias del momento y resolver los problemas del futuro.

El desarrollo científico y tecnológico y la educación en matemáticas son inseparables. Las matemáticas son el lenguaje de las ciencias y son vitales para su desarrollo y aplicación. Los físicos, químicos, ingenieros, biólogos, sociólogos, administradores de empresas, economistas, etc., necesitan, de una u otra forma, conocer y manejar este lenguaje. La enseñanza de las matemáticas ocupa una posición estratégica en el sistema educativo, y el nivel de preparación científica y tecnológica puede elevarse más fácilmente si los conocimientos matemáticos se imparten oportuna y adecuadamente.

Hace algunas décadas, para realizar estudios exclusivamente en matemáticas, los jóvenes Mexicanos tenían que cursar otro tipo de carreras, hasta que surgió una de las instituciones que se dedican a la enseñanza de postgrado y la investigación en matemáticas. Por otra parte, al decir de ciertos especialistas, las matemáticas son una especie de filosofía que se trata de usar para el bienestar común; es una manera de pensamiento, de comunicación. También es una herramienta que puede resolver problemas, pero, además, es una cuestión de belleza, de estética, de hacer matemáticas abstractas muy puras por el sólo gusto de hacerlas.

Empero, desde luego, el anterior no es el único objetivo; principalmente es una herramienta del pensamiento que no se ve. Las matemáticas son una ciencia aplicada por excelencia; si se suprimen las matemáticas no se puede hacer “casi” nada, aunque las matemáticas, en sí mismas, tienen su propio interés como ciencia pura. Pero, ¿cuál es la razón de ser de las matemáticas? Nada menos que construir modelos matemáticos para resolver problemas intelectuales de cualquier tipo, prácticamente.

Desde sus orígenes el hombre necesitó de esta ciencia: cuando tuvo necesidad de contar sus rebaños, de hacer transacciones comerciales y de medir posesiones territoriales; en la paz y en la guerra. Por otra parte, muchas veces la aplicación de los modelos matemáticos puede tardar años, tal es el caso de la teoría de la probabilidad que se maneja empíricamente desde hace muchos siglos, pero hasta el presente se le da una representación y fundamentación matemática formal, con lo cual se comprueban muchas teorías o se descartan otras ideas falsas.

Por otro lado, el matemático es una persona con “gustos” lógicos que debe poseer amplio conocimiento de herramientas matemáticas; le debe gustar obtener polinomios, derivar, integrar, etc., o también buscar la resolución de problemas. De esta manera surgen nuevas teorías, nuevos modelos que permitan avanzar para resolver algún problema específico. Y desde luego, hay matemáticas más aplicadas, por ejemplo, la estadística, la optimización de recursos, la física, etc.

Finalmente, las matemáticas están teniendo cada vez mayor incidencia en todas las áreas del conocimiento, entre ellas las ciencias sociales o la medicina; su uso se extenderá quizá en campos insospechados y su utilidad crecerá día a día. Su enseñanza, de igual manera, deberá tener una modificación importante pues es a niveles básicos donde se debe atacar el problema, con mejores profesores de esta ciencia, hasta llegar a los niveles de postgrado.

Como dijo alguien: “el principal factor para incrementar el interés por las matemáticas en la población es el profesor de matemáticas en la secundaria y en la preparatoria”. Si se tiene en estos niveles buenos profesores de matemáticas es indudable que un mayor porcentaje del actual decidirá estudiar con verdadera vocación la carrera de matemático. Esta labor de orientación vocacional se puede complementar mediante conferencias, artículos de divulgación y concursos matemáticos

Programa Educativo de Mecánica

lrivera@utvm.edu.mx