El ecoturismo, medio de conservación de la biodiversidad

La biodiversidad o diversidad biológica es definida como la variedad de vida en la tierra que proporciona a través de sus ecosistemas, bienes y servicios que sostienen la vida del planeta (CDB, 2007). Sin embargo la presión que el hombre ejerce sobre los ecosistemas produce cambios y pérdidas en dicha biodiversidad.

Debido a ello, el año 2010 fue elegido como el año internacional sobre la diversidad biológica, el cual tuvo como uno de sus objetivos crear conciencia acerca de la necesidad de conservación de áreas prioritarias y especies animales y vegetales, la evaluación de los procesos eco-sistémicos y la recuperación de aquellos que se encuentren dañados, así como el diseño de estrategias para una gestión ambiental adecuada que garantice el uso sustentable de esta diversidad biológica y los servicios ambientales que se nos proporcionan (Encuentro Nacional sobre Biodiversidad, Conservación y Restauración Ecológica, México 2009).

para lograr dicha conservación es necesario el involucramiento de las comunidades rurales pues son estás quienes poseen el conocimiento de la diversidad biológica y las condiciones ecológicas de su entorno, que se refleja en la clasificación de sus plantas, animales y suelos.

Estas comunidades rurales han coexistido tradicionalmente con las diferentes especies vegetales y animales y las han sabido aprovechar de manera sustentable, por lo que el interés por la biodiversidad, en su sentido más amplio, abarca no sólo a la flora y la fauna amenazada, sino también la supervivencia de las comunidades rurales (Barkin, 1998), ya que inclusive las comunidades que habitan en ecosistemas como por ejemplo los bosques o selvas dependen de los recursos que estos generan no solo maderables, sino también no maderables, así como sus recursos turísticos, lo cual les permite incrementar sus ingresos.

Es por ello que una de las premisas de las investigaciones que se realizan en la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital es la búsqueda de la participación comunitaria, lo cual resulta un aspecto esencial para que la gente local mantenga un grado de involucramiento adecuado en el uso y conservación de sus recursos.

La intención es realizar una educación que promueva la formación de individuos y grupos sociales con conocimientos, habilidades, sentimientos, valores y conductas favorables para la construcción de un nuevo paradigma social caracterizado por pautas de convivencia social y con la naturaleza que conduzcan a la sustentabilidad política, económica y ecológica.

Es necesario mencionar que en la Carta de Belgrado formulada desde 1975, se hablaba de que los estudiantes deben estar formados en un mínimo de competencias y capacidades medio ambientales, específicamente se debía de cumplir con lo siguiente (Cabero A. J, Barroso O.J, Román G. P., (s/f)):

• Conciencia: mayor sensibilidad y conciencia del medio ambiente en general.

• Conocimientos: para la comprensión básica del medio ambiente en su totalidad.

• Actitudes: adquisición de valores sociales e interés por el medio ambiente.

• Aptitudes: para resolver los problemas medio ambientales.

• Capacidad de evaluación: para evaluar medidas y programas en función de factores ecológicos, políticos, sociales y económicos.

• Participación: toma de conciencia para adoptar medidas.

En este sentido se considera necesario realizar propuestas de turismo que permitan el uso de los recursos de manera responsable para fomentar su conservación pero también para que la población lo pueda seguir aprovechando, ya que estos recursos forman parte de su vida cotidiana.

De acuerdo a Wearing S. y Neil J. (1995) el segmento de ecoturismo es una actividad que debe ser orientada hacia la conservación, ya que este ha surgido como consecuencia de la creciente preocupación global por la desaparición de las culturas y ecosistemas y como expresión del rechazo al desarrollo inadecuado del turismo que puede deteriorar una zona protegida, además el ecoturismo tiene una función educativa, el turista expresa un gran deseo de adquirir conocimiento acerca de la naturaleza, por tanto se hace hincapié en apreciar, estudiar e interpretar la naturaleza mediante la explicación de los conceptos, el significado y las interrelaciones de los fenómenos naturales, entonces incluye la motivación turística de satisfacer una necesidad educativa que se deriva de las interacciones con el entorno natural.

Por otro lado, en números redondos, la Secretaría de Turismo de México (SECTUR 2006 citado por Piña A.A., et al.,2012) estimó que sólo entre 2002 y el 2005 se registraron 20 millones de visitantes en las ANP del país, generando una derrama económica de aproximadamente 5.000 millones de pesos.

Debido a ello, algunos de los proyectos que se realizan en el Programa educativo de Turismo de la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital consideran el potencial de los operadores de ecoturismo comunitario en las diversas Áreas Naturales Protegidas de estudio para el impulso de modos y medios de vida sustentables mediante el establecimiento de centros de educación ambiental dirigidos tanto a los visitantes como a las comunidades locales, al sector educativo y a otros grupos organizados (Piña A.A. et al., 2012). Estos proyectos se trabajan con las comunidades de la región en donde las propuestas de los estudiantes son implementadas para determinar su factibilidad.

DANIELA ORTEGA MEZA
PTC PROGRAMA EDUCATIVO DE TURISMO

lrivera@utvm.edu.mx